Empresario gastronómico local amenaza de muerte al senador Castelló y el gobernador Perotti. Se trata de Hugo «Pepo» Balma quién convocó a quemar «casa de gobierno con todos adentro». Balma es titular del restaurant El rancho y el bar Sumatra.

A través de un audio de Whatsapp un conocido empresario santafesino del rubro gastronómico envió graves amenazas al senador Marcos Castelló y al gobernador Omar Perotti.

Si bien los involucrados evitaron referirse al tema, el autor de esa grabación es “Pepo” Balma, dueño de El Rancho Restaurante, ubicado sobre Bv. Pellegrini, quien se la habría enviado al senador Marcos Castelló.

“Hacen cerrar mi negocio pero otros en Aristóbulo del Valle están abiertos, pueden ser tan hijos de p… Flaco, vos, la rec…de tu madre, como no te tengo acá así te meto una ahorcada, la rec… de tu madre, son todos unos hijos de p…”, expresa enojado por las nuevas medidas tomadas en conjunto por el municipio y el gobierno provincial.

No se queda ahí este polémico empresario, por el contrario, redobla la apuesta: “Reenviaselo al hijo de p… de Perotti, que escuche bien, porque el martes le vamos a ir a destruir la Casa de Gobierno y ojalá estén ustedes adentro así los prendemos fuego, hijo de remil p…, son todos p…”.

Soluciones en lugar de locuras

No caben dudas que el sector gastronómico enfrenta diversos problemas desde hace varios años y que en 2019 la crisis se profundizó. Para colmo de males la pandemia que todavía padecemos resultó -todavía lo es- un durísimo golpe, pero también es verdad que ante la explosión de casos en la capital provincial era imperioso tomar medidas para evitar que la gente se reúna especialmente en lugares cerrados.

Ante esto, si bien podemos “entender” la reacción del empresario, jamás se podría justificar, porque en vez de plantear la idea de “destruir Casa de Gobierno”, sería mejor que se junte con sus pares y peleen desde el plano discursivo y de las ideas, ayudas, exenciones impositivas, créditos blandos, etc.

La Nación paga buena parte de los salarios en blanco de estos sectores de la economía y casi todos los aportes patronales, entonces ¿por qué no sentarse a negociar con la clase política santafesina otro tipo de acompañamiento que sume a esos beneficios?

En momentos tan difíciles la violencia no es la salida, involucre a quien involucre… Este hombre, si es una persona de bien, debería retractarse, pedir disculpas y poner toda su energía en plantear alternativas que posibiliten superar la crisis de los gastronómicos, porque de lo contrario, si cada uno que enfrenta complicaciones va a actuar así, caeremos en la ley de la selva.

¿Algún fiscal actuará de oficio? Seguiremos de cerca el tema.

Comentarios Facebook