Cerró el único comedor nocturno de la ciudad

Quedaron 300 personas sin cena de lunes a viernes en Santa Rosa de Lima. El comedor solidario funcionaba desde hace 24 años. Profundo dolor en el barrio.

Es la primera vez en 24 años que el comedor de la vecinal de Santa Rosa de Lima cierra sus puertas. Cerca de diez vecinalistas y voluntarios colaboran de lunes a viernes para que más de 300 personas, en su mayoría menores de edad, busquen sus viandas en Tucumán al 4550. Un plato de comida caliente, con fruta y un pan es lo que se daba cada noche. Se trata del único comedor nocturno de toda la ciudad y asistían vecinos de distintos barrios de Santa Fe. El desayuno, el almuerzo y la merienda se aseguran en la escuela u organizaciones sociales del barrio con copas de leche. La posibilidad de comer carne con verduras, algo más contundente y saludable, depende de la noche.

«Estamos muy tristes», dice Miguel Verón, presidente de la vecinal. Y explica sobre lo que los llevó a cerrar: «No da para más, ya no tenemos nada. El lunes dejamos las puertas cerradas. Es una lástima porque venía mucha gente. Nuestro barrio tiene gente muy humilde, con mucha necesidad, ya no tienen trabajo ni changas. Familias enteras iban al comedor y ahora se les cortó eso». Asistían personas de otros barrios, como de Villa Oculta, 12 de Octubre, Barranquitas y San Lorenzo.

Asimismo detalla: «Hace dos meses que no cobramos el Programa Social Nutricional (Prosonu). No lo depositaron, y bueno a la gente que le comprabamos la carne y la verdura no pudieron aguantar más y que a ellos también les estaba yendo mal así que tuvimos que cerrar».

Comentarios Facebook