Rodrigo Daniel Bardina era el cobrador de los aprietes mafiosos de su padre. Los aprietes consistían como en el caso de Marcelo Boscarino, secuestro, tortura y amenazas.

Aqui en su propia declaración, Bardina reconoce el «rol» de su hijo.

Comentarios Facebook