La conocí A Lilita Carrio cubriendo las sesiones de la asamblea constituyente de la Reforma del 94 en el Paraninfo, más allá de Alfonsín, ella, Chacho Alvarez y CFK eran de los que más se destacaban.
Luego en su campaña contra el menemismo. Cuándo llegó «el que se vayan todos» me pareció la aparición más atractiva de la política, actos sin anuncios y sorpresivos que congregaban a miles de personas en la ciudad y una entrevista inolvidable que hicimos en mi programa GENTE COMO UNO.

Lo confieso la vote para las elecciones presidenciales del 2003 adónde ganó en la ciudad y si no fuera por una truchada también en la provincia.

Le perdí el rastro luego hasta que llegó con su antikirchnerismo furioso, mutando hacia un mesiánismo insólito, apropiandose de ideas, República, disparando tipo 3 x 1 a quién se le cruzase, hasta Don raúl la llamó «la enemiga del radicalismo».

Lo de ahora lisa y sencillamente no lo entiendo y ya no lo intento.

Comentarios Facebook