C

Varias veces hemos dicho acá que el socialismo se quejaba (durante el kirchnerismo, ahora no) de los «superpoderes» del Jefe de Gabinete nacional para cambiar las partidas del presupuesto luego de que las aprobara el Congreso; y contábamos que en Santa Fe el gobernador tiene las mismas atribuciones o incluso mayores: por ejemplo no tiene límites cuantitativos, puede aumentar los gastos si aumentan los recursos e incluso en los últimos años modifica partidas de gastos de capital, para usarlas para gastos corrientes.
Y también usa los «superpoderes» para modificar el plan de obras públicas, sacando partidas de una para dárselas a otra, que es lo que está haciendo el decreto cuya imagen encabeza el post.
Pero además hemos contado lo que demoran las obras en terminarse respecto a los plazos contractuales previstos, y lo que terminan costando por imperio de las «redeterminaciones de precios», los «adicionales de obras», «trabajos extracontractuales» y otras yerbas.
Lo que es el colmo es que por esa vía sigan afectando fondos para obras que el gobernador ya inauguró (lo que supondría que están terminadas), y para las que -por esa razón- en el presupuesto del año no había partidas.
Como es el caso del CEMAFE y el nuevo edificio del Instituto 12 de profesorado, como pueden ver en la imagen de abajo, que corresponde al anexo del decreto.
En el primer caso le agregan a la obra (reiteramos: inaugurada) 10 millones de pesos (recuadro azul=, y en el otro 200.000 pesos (ídem).
Es como que se enamoran, y no las pueden dejar ir. O que las terminamos pagando varias veces su valor.
Fuente: Néstornautas

Comentarios Facebook