Lifschitz llamó a ampliar el Frente y a trabajar para que Santa Fe «no vuelva al pasado»
El gobernador de la provincia reunió a intendentes y presidentes comunales del Frente Progresista en la ciudad de Santa Fe para “conversar sobre los problemas que se nos presentan y cómo enfrentarlos”.

El gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz, en conjunto con su vice, Carlos Fascendini, reunieron este sábado en la ciudad capital a intendentes, presidentes comunales y dirigentes del Frente Progresista Cívico y Social de toda la provincia, en los salones de Festram. Allí, el mandatario llamó a abrir el Frente Progresista «a los jóvenes, independientes, y a la sociedad civil que quiera ser parte de un proyecto de futuro», y convocó a redoblar los esfuerzos para que «Santa Fe no vuelva al pasado». «Tenemos todo lo que la Argentina le está reclamando a una fuerza política: somos una propuesta ética con capacidad de gobierno demostrada», señaló.

“Los intendentes y presidentes de comuna del Frente son nuestra presencia permanente en el territorio. Nada de lo que hacemos desde el Gobierno de la provincia podríamos hacerlo si no estuvieran ustedes trabajando y llevando esas iniciativas a cada uno de los pueblos y ciudades de la provincia”, dijo Lifschitz en el comienzo de su discurso.

“En este tercer gobierno del Frente hemos logrado aceitar ese vínculo con las autoridades locales y nos ha servido a todos. La idea de hoy es que podamos conversar para tener una visión integral de los problemas que se nos presentan y cómo enfrentarlos; los desafíos y las oportunidades que tenemos por delante”, remarcó.

En referencia a la situación nacional, el gobernador aseguró que “atravesamos una situación crítica que no sabemos cómo va a evolucionar. Hay un marco de incertidumbre grande pero no hay dudas de que la situación es delicada en la estructura económica y social de la Argentina. Estamos en un proceso profundamente recesivo con una altísima inflación que impacta sobre los salarios y la actividad económica de las pequeñas empresas”.

En este sentido, destacó que el gobierno de la provincia ha “adoptado una actitud responsable frente al gobierno nacional, de diálogo permanente. Hemos sido críticos pero hemos acompañado y ayudado, y estamos dispuestos a sostener la gobernabilidad porque lo peor que podría pasar es que un gobierno abandone el mandato antes de lo establecido”.

Sin embargo destacó que en ese panorama, Santa Fe se destaca porque “podemos demostrar una realidad distinta y esto tiene que ver con la herencia recibida porque venimos consolidando un proyecto de trabajo sostenido en 11 años, para transformar la provincia. Los cambios llegaron a Santa Fe hace 11 años. Hasta ese momento esta era una de las provincias más atrasadas en educación, salud y justicia. Nosotros hemos profundizado esas políticas y llevado a una nueva escala de aplicación en el territorio”.

Como ejemplo, Lifschitz enumeró: “Triplicamos el presupuesto de Vialidad provincial, dijimos que la obra pública iba a ser una prioridad y cuando terminemos los cuatro años al frente del gobierno habremos dejado una inversión pública de casi 80 mil millones de pesos; y ninguna de esas licitaciones ha sido sospechada porque administramos con transparencia. Dijimos que íbamos a seguir avanzando con la salud pública, inauguramos dos grandes hospitales y vamos a seguir inaugurando hospitales y centros de atención primaria. Dijimos que íbamos a profundizar la transformación de la justicia.

Comentarios Facebook