Es un historia que se repite, pero solo a veces sale a la luz publica, ellos eran una familia que la «remaba» pero felices, solo 10 segundos la sumatoria de todos los miedos se hizo realidad. El volvio de laburar a su casa, en el barrio La Gran China, que con mucho esfuerzo construyeron, 10 segundos bastaron para recibir 4 disparos por las espaldas para «supuestamente robarle la moto»

La policia y la Justicia se olvidaron de el, quedo una familia destruida, paso a ser una estadisica fria. Su viuda lucho, ante fiscales, policias, y funcionarios. Que logro? Que la banda del asesino los amenazara hasta el punto de tener que irse.

Una casita lejos de su barrio, otra escuela, pagada a duras penas por la provincia, sin justicia, sin duelo, volver a buscar trabajo para ella. Perooooooooooo, el gobierno no pago mas el pequeño alquiler y los desalojaron, ahora en situacion de calle. Perseguidos, amenzados y solos.

Comentarios Facebook