Cinco cámaras rodean el ingreso y salida del hospital. No dónde estaba el equipo porque al haber paciente se debe atender la privacidad de los mismos. Se nota que salen un par de jóvenes con mochilas, pero no se los puede identificar. Frente al coronaviq se encuentra el destacamento policial.

Nadie vió nada. Ya se había registrado un hecho similiar el año pasado, un equipamiento costosos para cardiocirugías, se detuvo un camillero que confeso que «lo robó» por indicación de un empresario médico, nunca trascendió el nombre, que por un equipo millonario cobró …5 mil pesos.

El equipo en cuestión de ahora YA FUE repuesto gracias a una donación privada de una empresa.

Comentarios Facebook