Reconquista: condenaron a 16 años de prisión al sacerdote Néstor Mozón por abuso de menores

El sacerdote Néstor Monzón fue condenado a 16 años de prisión por el abuso sexual gravemente ultrajante contra un niño de un año y una niña de tres, en hechos denunciados hace cuatro años cuando estaba al frente de la parroquia María Madre de Dios.

 MIÉRCOLES 18 DE DICIEMBRE DE 2019

El sacerdote Néstor Monzón fue condenado a 16 años de prisión por el abuso sexual gravemente ultrajante contra un niño de un año y una niña de tres, en hechos denunciados hace cuatro años cuando estaba al frente de la parroquia María Madre de Dios.

La sentencia estuvo a cargo de los jueces Claudia Bressán (presidente), Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero, que lo juzgaron por los abusos y por haber contagiado a la niña de una enfermedad venérea.

Los fiscales del caso fueron Alejandro Rodríguez y Juan Marichal y los querellantes, Andrés Ghio, Andrés Ramseyer y Luciana González.

Por su parte, el abogado defensor del cura fue Ricardo Degoumois, quien había considerado que no había sido probada la responsabilidad de su cliente y  había pedido la absolución por considerarlo inocente o, en su defecto, por el beneficio de la duda.

En la última audiencia previa a la sentencia, desarrollada el lunes, los jueces escucharon los testimonios de la madre de la niña, del padre del niño, y del acusado.

Monzón fue enjuiciado como autor de abuso sexual de dos menores de edad, con consecuencias gravemente ultrajantes y agravado por producir un grave daño en la salud de la niña y por ser ministro de un culto religioso reconocido.

La denuncia fue realizada el 23 de diciembre de 2015 por la madre de la niña, que pertenece a una familia cercana a la parroquia donde se desempeñaba Monzón y que solía colaborar allí.

La víctima, que es prima del niño involucrado en la denuncia, contó los abusos del cura en cámara Gesell y voceros del caso señalaron que siempre mantuvo sus dichos y que fueron coherentes.

El agravante citado por los fiscales es, en el caso de la niña, haber sido diagnosticada de virus del papiloma humano (VPH) durante 2016.

Al momento de las denuncias Monzón era párroco en María Madre de Dios y vicepresidente de Cáritas Reconquista, entre otros cargos y responsabilidades.

El cura está suspendido en el ejercicio del sacerdocio y sometido a un proceso canónico por parte de la Iglesia Católica, del que no se informaron detalles.

La única comunicación eclesiástica data de abril de 2016, cuando el obispado de Reconquista indicó que Monzón fue suspendido por el obispo Ángel Macín de todos los cargos y oficios que desempeñaba en virtud de las graves acusaciones que pesaban en su contra.

Comentarios Facebook