Claro que uno se pone rabioso cuando te cagan, laboral, económica y moralmente. Este patrón de estancia, bruto, sin formación, que solo sabe de oscuros ministerio es eso; un pobre tipo.
Se observara la frase «por lastima» y eso el cree que le da derecho a hacer y deshacer lo que se le antoja. Te debe plata y te sale con «yo te ayude» «yo te tire un hueso» trucho e impune hasta ahora. Precarizar es someter y encima victimizarse.
Y entiendo que le pida disculpas a «ladrido» es solidaridad entre ñoquis del estado con millones si millones de sueldos al año.
Y la rabia es de decenas de periodistas que reciben destrato, abusos verbales y síquicos, y obvio tengo una enfermedad incurable no dejarme pasar por encima en mis derechos.

Comentarios Facebook