Del blog Nestornauta Santa Fe:

Son expertos en pedir autocrítica estos muchachos, siempre que sea de los otros: primero nos la pedían a nosotros, ahora se la piden a Macri.

¿Y ellos, cuando piensan hacer autocrítica, o se creen que nos vamos a olvidar que son corresponsables de este desastre, desde el principio?

Y si no, recordemos nosotros, ya que ellos están flojos de memoria:

Massa arrancó el gobierno de Macri acompañándolo a Davos, en carácter de “futuro líder del peronismo”, y representante de “la oposición responsable” que estaba allí para ratificar que todo el sistema político argentino estaba de acuerdo con “volver al mundo”.

Después votaron con las dos manos el acuerdo con los fondos buitres, porque nos iba a posibilitar “acceder a financiamiento a tasas razonables, para encarar obras de infraestructura y para que las empresas argentinas puedan expandirse”; acuerdo que fue la puerta de entrada al festival de endeudamiento que hoy estamos pagando con la corrida cambiaria, y que posibilitó una descomunal fuga de capitales.

Apoyaron el blanqueo de capitales, que permitió que quedaran impunes los mayores fugadores y evasores del país, incluyendo el propio Macri, su familia y sus prestanombres; y que fue una caja de Pandora, que traía adentro el desguace del fondo de ANSES (que apoyaron fervorosamente, como antes cuando estaba Cristina, votaron en contra del “cepo” a la venta de acciones en empresas).

Blanquearon la designación de dos jueces de la Corte Suprema de Justicia de la nación votando los pliegos, y votaron el pliego de Sturzenegger hasta el 2022.

Bancaron la “participación pública privada”, el modelo perpetrado por el macrismo para privatizar u extranjerizar la obra pública, incrementando el ya sideral endeudamiento para garantizar fabulosos negocios privados.

Se “sacaron el sombrero” por el levantamiento del cepo, y celebraron entusiastamente la eliminación de las retenciones a los productos básicos de la canasta familiar, y la reducción de las de la soja.

Apoyaron la reforma a la ley de las ART “para terminar con la industria del juicio”,·validando así el discurso de Macri que pone en los trabajadores y sus derechos el centro de todos los males del país.

Presentaron la “extinción de dominio” y votaron “la ley del arrepentido”, base pseudo jurídica de la cacería judicial de opositores, al mismo tiempo que el propio Massa celebraba la prisión de Milagro Sala, de lo que hasta no se arrepintió.

Bancaron el DNU de Macri que pospuso la entrada en vigencia del nuevo Código Procesal Penal de la Nación, para que jueces como Bonadío (al que bancan) sigan haciendo lo que se les cante con las causas a su cargo; mientras convalidaban la toma por asalto del Consejo de la Magistratura por el oficialismo.

Votaron el desafuero de De Vido sin indagatoria, ni procesamiento, ni condena, y nunca bancaron la derogación de un solo DNU de los que dictó Macri en 33 meses.

Le armaron un circo en la interpelación a Caputo en el Congreso, para que no la pasara mal ni tuviera que dar explicaciones sobre sus negocios, y sobre su desastrosa gestión ya como ministro de Finanzas.

Votaron todos los presupuestos en lo que va del gobierno, incluyendo los ajustes que venían dentro de cada uno, e hibernaron la comisión de seguimiento del endeudamiento externo que ellos mismos pusieron como “control” de la deuda que autorizaban a tomar.

Firmaron (la mayoría de los gobernadores del PJ) el pacto fiscal que fue el preludio de la reforma previsional, y ambos (“peronismo racional” y massismo) jamás trataron siquiera de sortear desde el Congreso los vetos presidenciales a la ley anti despidos y a la que retrotraía los tarifazos.

Apoyaron haber ido al FMI y ahora mismo, mientras el país se incendia y ya empezaron los saqueos, están viendo como “emprolijarlo” y suavizar el ajuste, pero no discuten la necesidad de ajustar, sino quien la asume: si la nación o las provincias.

Y en medio de eso, siguen bancando la persecución a Cristina, porque les conviene tanto como al gobierno sacarla de la cancha, para que no les gane las elecciones.

¿Para cuándo la autocrítica de ustedes entonces, muchachos? Tuit relacionado

Comentarios Facebook