No hay calificativo imaginables para tal monumento a la corrupción que es hoy ASOEM, tampoco para el silencio de los medios.

Hablamos, principalmente, de Medina y Gimenez. Dos supuestos empleados municipales, dirigentes gremiales, que cómo máximo podrían ganar 100 mil pesos mensuales, con mansiones, autos de alta Gamma, abultadas cuentas bancarias…Como está «casita»:

Una de las «casitas» del que vivía en un barrio pobre antes de asumir y ahora vocifera que «me puedo comprar 20 mansiones sí quiero». Así es Medina. Cuya cuenta bancaria millonaria en el Credicoop fuese victima de una sustracción por parte de su amante ante un acto de celos.

También hay deptos para amantes y con sus consiguientes cocheras:

Para «algunas priviligiadas, qué a diferencia del pobre trabajador municipal que se tiene que movilizar en colectivo, moto o bicicletas, el gremio le paga un servicio personalizado de taxi de ida y vuelta… Bueno pero seamos piadosos, a ella le mandan un taxi porque no la pueden buscar en estos autos (plural) que tienen estos empresarios municipales a costa de trabajadores pobres:

O en la de su socio:

Y esto recién empieza, me pregunto sí los pobres y postergados laburantes municipales, los precarizados convalidarán con su voto a estos mafiosos, me pregunto sí el fiscal profundizará la investigación, me pregunto….Sí estos tipos son conscientes que son unos corruptos hdp

Comentarios Facebook