8.9 C
Santa Fe, Ar
jueves, agosto 13, 2020
Inicio Políticas El macrismo largó su campaña electoral bajo la excusa ahora de Vicentín…

El macrismo largó su campaña electoral bajo la excusa ahora de Vicentín…

El banderazo por Vicentín: La fuerza del dinero

Cambiemos y el radicalismo PRO se han abroquelado contra la expropiación de la corporación Vicentín que fue su mayor respaldo económico en las campañas electorales, con lo cual aparece como si la empresa hubiera comprado esa defensa. O sea: si cualquier millonario aporta lo suficiente a la campaña de una fuerza política, compra impunidad para recibir créditos irregulares del Banco Nación para después no pagarlos. La operación se realizó cuando ellos eran gobierno y el titular del banco que la autorizó, Javier González Fraga, está relacionado con esa fuerza.

La defensa de Vicentín que hacen el radicalismo PRO y Cambiemos tiene los pies de barro: defienden a quien les dio mucho dinero para que fueran gobierno. Y cuando fueron gobierno, ellos le dieron mucha plata en condiciones de favoritismo, saltándose, los reglamentos del Nación. Y ahora vuelven a defenderlo.

Un banco privado nunca hubiera prestado 300 millones de dólares en esas condiciones. Y, de hacerlo, ahora estaría quebrado. El Nación no quiebra porque tiene respaldo del Estado. El PRO y Cambiemos, beneficiados por el dinero de Vicentín, tienen responsabilidad en el desfalco al Nación, a los demás bancos y a las cooperativas y productores rurales, porque era su gobierno y eran sus funcionarios. Pero, amparados por la complicidad de las corporaciones mediáticas, disfrazan su defensa del turbio negociado con acusaciones de “inconstitucionalidad”.

Vicentín es mucho más que un conglomerado económico. Se respalda en ese poderío para proyectar su influencia sobre todo en la política, pero también en los medios y en la Justicia. La operatoria solamente hubiera podido funcionar amparada en esa trama vigorosa de influencias. Ahora, en coincidencia con los directivos que los financiaron, ese bloque demoledor de política, funcionarios judiciales, periodistas y corporaciones mediáticas se puso en movimiento para rechazar la expropiación propuesta por el gobierno.

Alberto Padoán, uno de los directivos más importantes, fue presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario hasta diciembre del año pasado. Todos los miembros de la actual directiva lo acompañaron en esa gestión. Pero ahora abrieron un sumario a Máximo Padoán (hijo de Alberto) y a Roberto Gazze, directivos de Vicentín, por incumplir laudos de la Cámara de Cereales de Rosario.

En medio de esta crisis, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, propuso como uno de los posibles miembros del directorio del banco municipal a Adrián Giacchino, quien, como funcionario del Banco Nación, durante la gestión de González Fraga, estaba a cargo de la operatoria con Vicentín.

A su vez, el juez de la convocatoria de acreedores de Vicentín, Fabián Lorenzini, a cargo del tribunal Civil y Comercial de Reconquista, repuso en sus funciones al directorio de la empresa y designó a los interventores del gobierno nacional como simples veedores.

Es un directorio que les mintió sobre la situación de la empresa a sus mismos accionistas, gran parte de los cuales se han presentado ahora como perjudicados ante la Justicia. Es el mismo directorio que mientras declaraba que no podía pagar sus deudas, vendía una de sus empresas en el exterior y recaudaba 120 millones de dólares.

El banderazo forma parte de esa ofensiva de la oposición en defensa de la corporación que los financió. Aprovecha el malestar creado por la cuarentena y se constituye al mismo tiempo en una convocatoria para transgredirla en el peor momento de transmisión del coronavirus. Los infectados ya son dos mil por día y los sistemas de salud están en un nivel de alarma amarilla, con más de la mitad de las camas ocupadas.

En la propaganda dan a entender que la medida amenaza la propiedad de cualquier persona, o sea de todos. Por el contrario la expropiación trata de resguardar la propiedad de la sociedad, a través de una empresa pública –que es de todos, esta sí– que necesita recuperar su capital. Y también resguarda la propiedad que le fue expropiada por Vicentín a miles de pequeños y medianos productores de Córdoba y Santa Fe.

Es un acto bisagra en la relación de la oposición con el gobierno porque muestra la decisión de salir como lo hicieron contra la resolución 125. Las encuestas sobre la expropiación de Vincentín replican con variantes mínimas los resultados de la elección en la que ganó Alberto Fernández.

En otros temas el gobierno había conseguido que parte de ese caudal lo respaldara. La movilización tiene en ese sentido un componente antiperonista muy fuerte que excede al conflicto con Vicentín. Esa es la parte del voto que nunca cambió y que respaldó a Mauricio Macri.

Pero también cabalga sobre el malestar que crea la cuarentena en sectores adonde no llegó la ayuda estatal, por retraso, por burocracia o porque no estaba contemplado. Y también hay cansancio en parte de los que han sostenido el aislamiento.

El acto romperá una cuarentena que ha sido tomada como ejemplo en todo el mundo. El periódico norteamericano The Nation contrastó esta semana las políticas sanitarias de Alberto Fernández con las de Jair Bolsonaro.

Los muertos por coronavirus en Argentina están llegando a los mil. En Brasil, sin cuarentena, ya llegan a los 50 mil. Aún haciendo equivalencias por la diferencia de habitantes, las cifras del país vecino son muchísimo más altas y terroríficas. Sectores del macrismo cuestionan esta decisión por las pérdidas en la economía.

Es cierto, el PBI, en la comparación interanual, cayó algo más del 11 por ciento. Lo que ocultan los críticos de la cuarentena es que en Brasil, sin aislamiento, la caída de la economía ha sido aún más abrupta: más del 15 por ciento. La cuarentena de este gobierno salvó miles de vida y al mismo tiempo atenuó la caída de la economía con medidas dentro de sus recursos limitados.

La pandemia puso en crisis todos los principios que aplicó Mauricio Macri. La meritocracia en términos de pandemia es la de Bolsonaro: que se salven los más aptos. En cambio, el gobierno argentino priorizó la responsabilidad social, es decir, la respuesta comunitaria, que el individualismo neoliberal desprecia.

El gobierno de Macri con los radicales PRO perjudicó la salud pública. Convirtió al Ministerio de Salud en Secretaría y redujo su presupuesto en más del 25 por ciento. El gobierno kirchnerista había dejado 13 hospitales prácticamente terminados en todo el país, siete de ellos en el conurbano.

A algunos sólo les faltó el equipamiento y todos tenían más del 80 por ciento de la obra avanzada. La gobernadora María Eugenia Vidal dijo que no iba a poner un peso en hospitales y se negó a terminarlos. Se dijo que inaugurar hospitales era demagogia. Pero ahora muchos de los que la votaron deberán atenderse en los hospitales que ha construido el gobierno, sobre la base de los que ya estaban.

Comentarios Facebook

WhatsApp chat