A ocho meses de la muerte de Diego Román, denuncian que la investigación está paralizada

Así lo aseguró el abogado querellante, Dionisio Ayala. «No podemos quedarnos en el comentario de que los perros fueron los asesinos de Diego», afirmó

Dioniso Ayala, el abogado querellante de la madre de Diego Román –el nene de 12 años hallado muerto en un descampado de la zona rural norte de la ciudad de Recreo en la fría noche del jueves 4 de julio– aseguró que la investigación ha quedado prácticamente estancada.

Al cumplirse ocho meses de la muerte del pequeño, el letrado habló en UNO en la Radio y afirmó: “Creo que el Ministerio Público se ha quedado estancado». Ayala recordó que «no han llamado a declarar» a los compañeros y amigos de Diego, algo que había sido solicitado por la familia.

Advirtió que esos testimonios ya no se pueden realizar porque están “contaminados”, pero insistió en volver “sobre la base de la información que tienen tanto los compañeros de la escuela, como también los de fútbol de Diego Román”.

LEER MÁS: Diego Román: ¿de brutal asesinato a un ataque mortal de perros?

“En base a eso –continuó Ayala– tenemos que volver a reconstruir la historia de aquel momento en que Dieguito, un 3 de julio (de 2019), se va a la canchita y cómo lo encuentran al otro día». En ese sentido, sostuvo que tampoco se sabe con exactitud el día y hora de la muerte de Diego Román.

Insistió en que “hay elementos contundentes que mostró el cuerpo de Dieguito Román a través de un análisis complejo y técnico del médico forense, como es el del doctor Pimpinella y su equipo”.

Precisó que hay muchísimos detalles que son necesarios sacar a la luz “desde el punto de vista científico y profesional del Ministerio Público de la Acusación para que se integren a una investigación seria”.

LEER MÁS: Exhumaron el cadáver de Diego Román en el cementerio de Recreo

“No podemos quedarnos en el comentario de que los perros fueron los asesinos de Diego”, afirmó. Para el abogado, “esa fue una falacia de algunas personas las cuales pretenden empañar la muerte y aun más, empañar la investigación de la muerte de un chico que toda la comunidad está sufriendo. Era un chico que tenía toda su vida por delante”.

Aclaró que a ocho meses de la causa, no hay detenidos, ni sospechados. «Únicamente estuvieron detenidos los perros, que no les dan ni de comer y siguen secuestrados», dijo. Ayala reiteró que la investigación se encuentra paralizada y enfatizó: «El Ministerio Público de la Acusación no atina desde ningún punto de vista a tomar una reacción favorable o al menos para que den alguna línea de investigación».

El abogado querellante informó que este miércoles realizará una presentación en el MPA y le pedirá una audiencia al fiscal Marchi con la intención de que la causa se reactive y vuelva a tomar impulso a partir de la solicitud de nuevas testimoniales y pruebas.

La muerte de Diego

Diego Román, de 12 años, comenzó a ser intensamente buscado desde el miércoles 3 de julio de 2019, cuando no regresó a su casa luego de ir a la escuela, en Recreo, ubicada a unos 17 kilómetros de la capital santafesina.

Su padre realizó la denuncia en la Comisaría 16ª de esa localidad y un día más tarde el vicepresidente del Club Social Central Oeste, donde el niño jugaba al fútbol, encontró su cuerpo entre la vegetación de un descampado cercano a su casa.

En un primer momento se apuntó a un homicidio producido con un elemento punzocortante. Oportunamente, el médico forense y docente universitario Pascual Pimpinella explicó que en la primera autopsia detectaron la presencia de heridas cuyos bordes eran «muy netos», lo cual abonaba la teoría de que habían sido producidas con un elemento filoso.

Comentarios Facebook