31.8 C
Santa Fe, Ar
jueves, diciembre 3, 2020
Inicio Judiciales El horrendo, aberrante crimen perfecto?

El horrendo, aberrante crimen perfecto?

El misterioso caso de la mujer asesinada y seccionada en siete partes halladas en el arroyo Saladillo

Los investigadores están asombrados por el aberrante y misterioso hallazgo del cuerpo mutilado de una mujer brutalmente asesinada y seccionada quirúrgicamente en siete partes, que dos pescadores observaron dispersas en el Arroyo Saladillo, al sur de la ciudad. Hasta el momento no se la pudo identificar, no se determinó la causa de muerte y nadie reclama el cuerpo.

El lunes 10 de febrero una pareja de pescadores pasaba la tarde tranquilamente a un lado del arroyo Saladillo, a la altura del velódromo del Parque Regional Sur, por la avenida Argentina y Centenario. Jamás imaginaron que una presencia macabra podría interrumpir ese momento de ocio. Pero fue así, casi como la escena de una película de terror.

Arroyo Saladillo, al sur de Rosario.

Arroyo Saladillo, al sur de Rosario.

Tras un golpe de vista observaron el brazo de un cuerpo humano flotando en el medio del curso de agua. Espantados, se comunicaron con la policía y rápidamente agentes de Prefectura Naval Argentina y de la Agencia de Inteligencia Criminal (AIC) desplegaron un operativo de rastrillaje en toda la zona, que es casi un límite natural entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

Leer más►Macabro: pescadores hallaron partes del cuerpo desmembrado de una mujer en el Arroyo Saladillo

Con la sospecha de que algo más oscuro y sangriento podría haber ocurrido, los gomones de Prefectura recorrieron el arroyo lentamente. Y al atardecer de ese mismo día se toparon con otro brazo en la superficie, esta vez más cerca de la desembocadura del Saladillo con el río Paraná. A esa altura el caso ya había generado espanto y todo tipo de conjeturas.

Pero por la presencia de dos anillos de fantasía y las uñas semi pintadas de una mano, al menos se pudo presumir en ese momento que se trataba de una mujer de mediana edad. “Otro femicidio horrible” corrió rápidamente por los medios de comunicación. Tampoco se podía asegurar que los miembros correspondían a la misma persona, pero todo hacía suponer que sí, porque tenía cortes iguales“hechos con precisión casi quirúrgica”, indicó a Aire de Santa Fe personal que participó en los primeros tramos de la búsqueda.

Los rastrillajes no cesaron, y entre la madrugada y la mañana del martes se hallaron más partes del cuerpo. En distintas bolsas de nylon tipo consorcio primero se encontraron dos piernas y la cabeza. Cuando el Ministerio Público de la Acusación (MPA) dio a conocer oficialmente esos datos ya se hablaba de un caso con pocos antecedentes, macabro y espeluznante.

Durante la tarde del martes y luego de un rastrillaje con perros por la barranca del Saladillo, en suelo firme se encontró otra bolsa con un torso que presentaba un corte que lo dividía en dos. A esa altura los investigadores tenían la certeza de que se trataban de las partes del mismo cuerpo de una mujer asesinada, y luego mutilada. Aunque ello sería determinado por los estudios forenses.

Leer más►Escalofriante: hallaron en el arroyo Saladillo más partes del cuerpo mutilado de una mujer

El fiscal de Homicidios Adrián Spelta en el lugar donde los pescadores encontraron partes del cuerpo de la mujer asesinada.

El fiscal de Homicidios Adrián Spelta en el lugar donde los pescadores encontraron partes del cuerpo de la mujer asesinada.

Una mujer joven

Los datos preliminares precisaron que las miembros seccionados fueron arrojados y luego ubicados en un área de no más de 400 metros a la redonda. “Se trata de una mujer. La edad la vamos a saber después de la autopsia. Los restos han sido cortados con un elemento con filo y han estado más de dos o tres días en el agua. Se encontraron dentro de bolsas de consorcio negro”, aportó sobre el mediodía en rueda de prensa el fiscal de Homicidios Adrián Spelta, a cargo de investigar el misterioso caso.

El cuerpo completo se envió al Instituto Médico Legal. Lo primero en estudiar fueron las huellas dactilares y si bien parecía difícil obtenerlas por el desgaste que se produce en la piel luego de un tiempo en el agua, se logró una muestra. Las primeras constataciones biológicas estimaron que las partes habían estado en el agua no más de 72 horas. Y aunque eran las primeras horas del hallazgo, nadie había reclamado por alguna mujer desaparecida. Desde el MPA habían descartado algunas denuncias porque no coincidían con las características del cadáver.

Nadie la reclama

“Cotejamos y descartamos denuncias de personas desaparecidas. La Fiscalía tiene personal especializado en la búsqueda de paradero y en la dependencia se reciben varias denuncias al mes. Tras analizar varias de ellas y citar a familiares, desestimamos unas cuantas, pero nos focalizamos puntualmente en tres casos de mujeres de entre 20 y 40 años con características físicas que podrían ser compatibles con los restos hallados”, apuntó el fiscal.

Y adelantó que se ordenaría la “extracción de material genético” para definir la identidad. «Estamos en los primeros momentos de la investigación y resulta imposible determinar otra cosa más que lo que tenemos”, indicó el fiscal, y confirmó que los dedos anulares tenían dos anillos.

Consultada por Aire de Santa Fe sobre el escabroso hecho, la directora del IML, Alicia Cadierno, adelantó que hasta el viernes la mujer no había podido ser identificada, que tampoco se pudo establecer la causa de muerte y nadie se acercó a la morgue para reclamar el cuerpo, o brindar datos a través de la Fiscalía para determinar de quién se trata. Un misterio sin develar hasta estos días.

Aunque con extrema cautela, no descartó que se trate de una persona de otra nacionalidad, o que estuviera de paso por Rosario o la región. Lo que la profesional arriesgó casi con seguridad es que la víctima fue mutilada luego de ser asesinada.

“Descartar un cadáver es complejo, así que seguramente el asesino la seccionó para deshacerse de las partes con más facilidad”, describió Cadierno.
Prefectura en plena búsqueda. (Alan Monzón)

Prefectura en plena búsqueda. (Alan Monzón)

En siete partes

“Tenemos el cadáver completo, solamente faltan algunas vísceras. Fue desmembrado o segmentado en siete partes con algún elemento cortante. Tiene estigmas óseos propios de una mujer de 40 años largos, sin marcas específicas ni tatuajes. El rostro se conservó bastante a pesar de estar en el agua, y presenta algunos magulladuras. Pero el cuerpo no tiene heridas de arma blanca o de fuego, ni contusiones con entidad para provocar la muerte”, explicó la forense.

Según Cadierno, con el objetivo de lograr la identificación, se recuperaron impresiones digitales bien conservadas, cuyos datos fueron remitidos al Registro Nacional de las Personas (Renaper) para cotejarlos y determinar la identidad. “Estamos a la espera de esos informes. Pero además se hicieron estudios toxicológicos y de tejido del cuello. Con el primero se podría saber si fue envenenada, y con el segundo si hay elementos de fricción para suponer que murió asfixiada por maniobras de ahorcamiento”.

Aberrante

Acostumbrada a un trabajo pesado, la médica igualmente no pierde la perspectiva en relación a la características de hechos criminales que sacuden a Rosario, y calificó la muerte de la mujer como “aberrante”.

En tanto desde la Fiscalía indicaron que aún se aguardan los informes del Renaper, que nadie se presentó hasta este viernes a reclamar el cuerpo, y se realizan distintas tareas de calle y de inteligencia en la zona del hallazgo para dar con alguna pista concreta que conduzca al autor del misterioso y macabro crimen.

Comentarios Facebook

WhatsApp chat