La presentación espontánea de un «testigo» del brutal asesinato de Valeria, aportando pruebas, datos, convencieron al fiscal de causas NN (hay más de 300 mil causas impunes que no prescribieron) de la posibilidad de reabrir dicha investigación.

Mario Daniel Bardina es el principal sospechoso, junto a su amigo de celda, Melli Gaitán, pero también unificar causas que para el fiscal son conexas, Bardina estuvo preso por evasión impositiva, portación de armas de guerra, secuestro de Daniel Saccone e ideólogo del secuestro de Marcelo Boscarino, además hay oficios a Buenos Aires adónde se lo investigó como el chofer de una banda que robaba bancos, supermercados, etc.

Es que con la presencia de fuerzas federales en Santa Fe, su nombre no pasó desapercibido, inclusive como ideólogo de entraderas, robo a cajeros automáticos, y hasta de bancos.

«Había una banda que estabámos siguiendo por múltiples hechos y uno cayó y hablaba de un santafesino como chófer» me cuenta uno de los jefes de la Federal, alojados en un hotel centrico.

No sólo eso, sino también por estafa y lavado de dinero con la venta a un empresario cordobes Raul Perez de departamentos de 9 de julio y Suipacha, que están en litigio con la provincia.

Por otro lado el fiscal quiere saber, teniéndo en cuenta la elusión impositiva que Bardina usó a sus hijos para proteger su propio patrimonio, se trata de inmuebles y un reciente comercio en el norte de la ciudad de nombre «El buen vino».

El fiscal llamaría a declarar a la mamá de Valeria caggiano quién está a cargo de la hija en común que tuvieron con Bardina quién ante la justicia familiar se negó a reconocer y recibir visitas de su padre.

Una escribana de un estudio conocido de calle 1 de mayo frente a la municipalidad, una joven que vive en Jujuy, y el resto de las parejas que tuvo posterior a su prisión adónde gozaba de privilegios, desde dónde se habría comprometido con una conocida CPN de la ciudad.

Comentarios Facebook