«El Oreja» dio su versión y dijo que sólo se quiso defender

El joven imputado por el cruento ataque ocurrido en un inmueble del oeste de la ciudad de Santa Fe declaró en la audiencia donde el juez dispuso que continúe en prisión preventiva.

El juez Pablo Busaniche impuso este mediodía la prisión preventiva para Mauro “Oreja” D., el joven de 20 años imputado de haber asesinado a tres personas e intentar matara otras dos el domingo por la tarde en el barrio Scarafia de la capital provincial.

Matías “Toto” Fernández, Omar Amarilla y María Soledad Ingui fallecieron a raíz de múltiples disparos de arma de fuego, mientras que Miguel “Pocho” Ravelli y Celeste Villarraza resultaron con heridas y debieron ser trasladados al hospital donde permanecen internados.

La fiscal de homicidios Ana Laura Gioria expuso la evidencia que vincula al imputado con el ataque a las cinco víctimas y remarcó la necesidad que el joven continúe el proceso privado de su libertad. En la audiencia imputativa Gioria le atribuyó a Mauro D. la autoría de los delitos de homicidio calificado por el empleo de arma de fuego en tres oportunidades y tentativa de homicidio calificado por el empleo de arma de fuego reiterado en dos oportunidades.

El joven declaró y dio una versión alternativa de los hechos, por lo que el defensor público Lisandro Aguirre intentó mejorar la situación de “Oreja” y aludió un caso de legítima defensa.

Leer más ► «Los voy a matar a todos», la frase previa a la masacre de barrio Scarafía

“Empezó a disparar como un loquito”

Gioria comenzó enumerando la evidencia colectada en la causa a menos de una semana de ocurrida la masacre. La fiscal precisó que los primeros policías en arribar a la vivienda de calle Arzeno al 7300 fue el personal de la Guardia de Infantería.

Uno de los oficiales de esa fuerza fue quien primero escuchó el nombre del imputado, de boca de uno de los heridos. El uniformado divisó a un hombre herido y le preguntó: “¿quién fue el autor de todo esto?”. “El dueño de casa, Mauro D”., fue la respuesta que obtuvo de la víctima ‘Pocho’ Ravelli. Fue lo único que pudo manifestar el herido, quien se encuentra hospitalizado en grave estado, con lesión hepática y pulmonar.

La fiscal repasó los testimonios prestados por la otra joven sobreviviente, Celeste Villarraza. La joven logró huir del lugar y pedir asistencia en una casa vecina. Según Villarraza, la tarde del hecho el grupo estaba reunido en el lugar, compartiendo unas cervezas, hasta que en un determinado momento Mauro D. se puso de pie, sacó un arma, les dijo que los iba a matar “y empezó a disparar como un loquito”.

En la versión brindada por Villarraza no surge ninguna pelea o disputa que haya motivado tal ataque. La mujer expresó que cuando el agresor se quedó sin balas aprovechó el momento para irse, y que el imputado la interceptó y la golpeó con un arma. “Después entró a la casa a buscar más balas, yo no vi donde le pegó al resto pero me imaginé que alguno podía estar muerto porque no se levantó nadie” replicó las palabras de la testigo la fiscal Gioria.

Comentarios Facebook