Caso Cejas: un juez confirmó la prisión preventiva para un acusado pero advirtió demoras de la Fiscalía para ir a juicio

COMPARTÍ ESTA NOTICIA:

Un fallo de la Cámara de Apelaciones ordenó que el peluquero, Jesús Almada, siga preso aunque destacó que si no hubiera habido una ampliación de la imputación estarían las condiciones para otorgarle la libertad.


Por Ignacio Mendoza

El juez penal de la Cámara de Apelaciones de Santa Fe, Enrique Álvarez, confirmó una resolución judicial para que uno de los implicados en el brutal asesinato del suboficial de la policía de provincia, Pablo Cejas, continúe preso. Se trata de Jesús Almada, quien el pasado 11 de junio apeló la medida cautelar por medio de su abogada, Andrea Alberto, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

Almada permanece detenido, bajo la medida cautelar de prisión preventiva, desde el 13 de agosto del 2017, un mes después del crimen. El pasado 14 de mayo su abogada intentó lograr la excarcelación pero el juez de primera instancia, Nicolás Falkenberg, hizo lugar al pedido de la Fiscalía y ordenó  que continúe preso pese a que la causa aún no se encamina al juicio. Por esa razón, la defensa del imputado recurrió a la Cámara y volvió a reiterar que su defendido espere el juicio en libertad tras “no haber avances en la investigación”. “Este plazo, a esta altura, constituye un abuso al derecho”, supo decir la letrada.

Si bien el fallo del magistrado de alzada hizo lugar al pedido del fiscal de cámara, Jorge Nessier y de las abogadas querellantes, Vivian Galeano y Laura Gerard, aclaró que la confirmación de la prisión preventiva es solo porque existió un nuevo avance en la investigación: la ampliación de imputación de cargos que realizó el pasado 20 de mayo el fiscal Martín cuando agravó la situación de Almada y el otro coimputado, Maximiliano Benegas, al acusarlos por  “homicidio doblemente calificado: por el empleo de arma de fuego y por ser cometido a un miembro de la fuerza por su condición de tal”.

En este sentido, el juez de segunda instancia consideró que “de no tener alguna novedad prontamente -la causa- es necesario renovar el pedido de libertad, máxime por el cumplimiento de los dos años de encierro”. “Si no fuera por la nueva circunstancia de tener una ampliación de la atribución con un cambio más  gravoso de la calificación legal, se debería considerar de otra manera la situación de Almada”, agregó Álvarez.

El magistrado aprovechó la oportunidad también para destacar que a pesar de que Benegas -y el otro imputado- se encuentran a punto de cumplir los dos años de prisión preventiva, la Fiscalía aún no presentó la acusación para ir a juicio oral y público lo cual ha motivado en reiteradas oportunidades el pedido de excarcelación de la defensa.

“Debo advertir que si bien el fiscal aduce que luego de la Feria Judicial se va a realizar la acusación, se ha dejado traslucir que próximamente el imputado cumplirá los dos años de prisión preventiva, lo cual de no haber acusación, ya habría que dejar abierta la puerta para un nuevo planteo, tal cual lo sostenido por la defensa“, destacó el fallo resuelto el pasado 15 de julio.

El juez también se refirió al rol de las querellantes del caso, que asisten a la esposa de la víctima, Nancy Scarfone, tras sostener que la querella “también es responsable de la demora”. “Entiendo que quisiera llegar lo más pronto posible a un juicio; no obstante lo cual de no presentarse prontamente la acusación y próximo a cumplir los dos años de encierro, le debemos dar alguna respuesta a Almada y el clamor de su defensa”, explicó el juez.

El caso está a punto de cumplir dos años de trámite en la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación y aún resta que el fiscal Torres presente la acusación para llevar la causa a juicio. Por el caso, se encuentran presos el propio Almada y el otro coimputado, Maximiliano Benegas.

Ambos fueron detenidos en agosto del 2017 luego de una investigación que llevó adelante la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) bajo la dirección de los fiscales, Ana Laura Gioria, Andrés Marchi y Jorge Nessier. Los mismos, luego de una serie de testimonios lograron establecer la hipótesis de cómo fue el crimen y además quienes habían sido los supuestos autores.

Según se estableció, la noche del 17 de julio del 2017, Pablo Cejas se dirigió hacia una vivienda de Neuquén al 6400 del barrio Yapeyú. Allí, mantuvo una acalorada discusión con un grupo de jóvenes los cuales habrían estado vinculados al homicidio de Walter “Bahiano” Gómez ocurrido el 11 de junio del 2017 en Chaco y Reinares.

Tras el altercado, Cejas fue abordado por un sujeto que le disparó con un arma de fuego. Seguidamente otro joven le sustrajo el arma reglamentaria y abrió fuego contra la humanidad del suboficial el cual se encontraba fuera de servicio en ese entonces. Su cuerpo fue arrastrado hasta un descampado muy próximo a la vivienda, donde los asesinos intentaron meterlo en un tacho para incendiarlo medida que no lograron llevar a cabo tras el arribo de móviles policiales al lugar.

Comentarios Facebook