Estuvo en coma un mes y despertó para amamantar a su hija

Un violento asalto había dejado a la mujer en estado vegetativo el 25 de octubre

El 25 de octubre pasado un violento robo dejó a María Laura Ferreyra en estado vegetativo, al borde de la muerte. La mujer, de 42 años, iba en moto por las calles de San Francisco, Córdoba, cuando un ladrón intentó arrebatarle la cartera y la tiró al piso. Su cabeza golpeó contra el suelo y ya no volvió a abrir los ojos. Desde entonces su familia se dedicó a esperar un milagro, y ese milagro llegó el domingo.

El pronóstico de los médicos había sido un golpe difícil de digerir. En un principio, le explicaron a la familia que María Laura podía entrar en muerte cerebral y llegaron incluso a sugerirles la posibilidad de donar los órganos.

«Esas palabras fueron durísimas», contó su esposo, Martín Delgado.

«Si hay un Dios que te da vida, hay un Dios que te la quita. Yo no era quién para decidirlo», contestó cuando le deslizaron la posibilidad de donar los órganos porque tenía fe de que su esposa se despertara, y después de 15 días tuvo la primera señal. Una tomografía demostró que la mamá de sus tres hijos tenía actividad neurológica.

este fin de semana le tocó ser testigo de la escena más conmovedora cuando su hija más chica fue a visitarla. La nena se sentó a su lado en la cama y reprodujo con la boca el sonido que solía hacer cada vez que tenía hambre. Fue cuando ocurrió el verdadero milagro: María Laura se levantó la bata y empezó a darle el pecho a su hija.

«Fue mágico, único. Llorábamos todos. Ver cómo se abrazaban, ese instinto de madre, fue único», recordó emocionado su esposo.

Comentarios Facebook