No necesito reafirmar mis convicciones democráticas, no entró en ese juego. No tengo que decir que guardo en mi memoria la catástrofe que significaron las interrupciones violentas de una gestión de gobierno, desde la dictadura hasta el 5 mil% de inflación Alfonsín o «la masacre económica de De la Rúa».

Ahora eso no significa que «uno» no pueda desear, en un contexto constitucional, que un gobierno termine antes de su mandato. Adelantar una elección no es golpismo, destitución por distintas causales es constitucional, la renuncia presidencial es constitucional. No me corran con ese «versito» por qué no resiste el menor análisis, sobre todo aquellos que siempre fueron los que buscaron salidas antidemocraticas de gobierno populares.

Por supuesto no es lo ideal, y que uno desea una estabilidad política, económica y social para que sea el voto la variable de premios y castigos, ahora tampoco estamos atados en forma absoluta a ello. Hasta la Constitución lo prevee, es «golpista la Constitución»?

Comentarios Facebook