Escribo esto desde la Trevi cerca de casa en Urquiza y Vera (ahora Irigoyen freyre) me motiva el «olor» a helado, sí el helado también tiene olor, acá es como mi segunda casa, cafe con leche y medilunas a primera hora, WI FI, tele con codificados, puede estar Jime, Marianella o Fido (así le digo yo). Seguro que mis hijos vendran al mediodía para comer helado y les voy a poner cara de culo si me dicen que son los mas rico, teniéndo yo una historia familiar de helados caseros, Todos los días desde temprano hasta tarde, y yo los jodo. Me siento viejo, me presentan a uno de los dueños «juan» (para mi el pelado) vecino de toda la vida, pero su abuelo era el CPN de mis viejos y ellos de mi hermano, despues llega Emanuel ? (perdón sí no es así) su papá? el Ale Ramirez de psaje 13 de dicembre, listo cerá todas las mesas con el Ale y su hermano toda la adolescencia, pero con el ale empezamos periodismo juntos en Parana ahora el vice decano yo..mmmmmmmmm.

Les cuento la magia de la heladería: esta altura del año en tiempos de antaño todos nos poníamos felices, volvía la temporada de la Heladeria, antes se trabajaba de Agosto a Abril cuánto mas. Y era esa rutina maravillosa, terminaban los permanentes fideos, o arroz, volvía la heladeria y entraba guita. Mis hermanas junto a mi mamá limpiaban a fondo el negocio (estaba en Mendoza entre san Gerónimo y Peatonal) mi viejo nos llevaba con mi hermano a realizar las compras de materia primas. De Nuñez vasitos, y todos los evases para servir el Helado, a Giraudo a que revise las maquinas, a nani comprar el dulce de leche, en fin. Coronda era para buscar las frutillas, las más chiquititas eran las que más gusto tenían pero uno odiaba sacarles el yuyito de arriba, ja.

Mis hermanas ayudaban de mañana porque iban al colegio de tarde y nosotros los varones de tarde porque ibamos al comercial de mañana. Reencontrarnos con los chicos que trabajaban en la cuadra, desayunar en La Modelo o una hamburguesa completa era el sueldo. El protocolo marcaba que se abría en la semanita de calor que siempre tenía Agosto y al primer cliente se le regalaba el helado, para empezar eran pocos gustos y horarios limitados.

Esos tiempos idos. Locos y lindos.

Comentarios Facebook