Leemos en La Politica Humonline: «La primer adjudicación importante de obra pública de la gestión de Omar Perotti amenaza con terminar en un escándalo mayúsculo. Luego de meses de parálisis, el gobernador de Santa Fe puso en marcha la licitación de la «Obra Modular Rosario», perteneciente a Aguas Santafesinas, por un total de 350 millones. El contrato comprende el muy redituable negocio de obras de red de agua y cloacas, instalaciones de medidores y el mantenimiento del sistema, además del servicio de vallado y balizamiento de baches y obras adicionales que suelen generarse.
 
La empresa Brumont S.A. fue elegida  a pesar de que sus dueños, la familia Montaldo, estuvieron vinculados a una causa federal por evasión impositiva millonaria en el negocio de la venta de granos en negro. De hecho, uno de los socios, el contador Maximiliano Montaldo, estuvo detenido el año pasado por decisión del juez federal Carlos Vera Barros quien investigó las firmas Federal Agropecuaria S.A. y la misma Brumont por evasión tributaria, operaciones ilegales de cereal y blanqueo.
 
A pesar de ello, el gobierno avanzó en el proceso licitatorio y ante la inminencia de que se le otorgue el servicio a la empresa cuestionada, la diputada provincial de Juntos por el Cambio, Ximena Sola, pidió la suspensión de la licitación. «La transparencia en la obra pública exige a nuestros organismos el respeto por las normas, la igualdad de oportunidades y la publicidad e información de todo lo que concierne al proceso licitatorio. Por eso, solicitamos a la provincia suspenda de manera inmediata el proceso que se pretende llevar adelante en los próximos días», sostuvo Ximena Sola en un comunicado.
 
Lo curioso es que a pesar del cambio de gobierno y de autoridades en Aguas Santafesinas que se produjo en el medio, Brumont volvió a ser seleccionada para quedarse con el negocio. En Cambiemos apuntan a María Florencia Bessone, actual jefa de compras quien tiene estrechos vínculos con el socialismo. Durante la anterior gestión, la funcionaria ejerció como gerenta de Administración y Finanzas de Aguas y fue mano derecha de Sebastián Bonet, presidente de la empresa estatal. Pero para mayor sorpresa, fue en el inicio del gobierno de Perotti cuando Bessone pasa a ocupar la oficina de compras, generando tensiones hacia adentro del peronismo y con el sindicato de Obras Sanitarias.
 
A su vez, en Brumont y algunos sectores de la empresa estatal sospechan que detrás de la denuncia de Cambiemos se encuentra CRD, Compañía Rosarina de Desobstrucciones quien es prestadora de Aguas y también pretendía quedarse con el negocio. La pelea entre las dos firmas es de tal magnitud que en Aguas Santafesinas comentaron a La Política Online que por este tema, a fines del año pasado, se comunicó una alta funcionaria de AFIP para amenazar con denuncias a la empresa estatal si se le adjudicaba el contrato a Brumont.
 
Lo cierto es que la tensión puede escalar y salpicar al gobierno de Omar Perotti que en definitiva es el que pondrá la firma para la adjudicación. Sobre todo, en un contexto donde la obra pública que depende de la provincia no se reactiva y tal como publicó LPO, está lejos que eso ocurra porque aún no está presentado un plan de obras. » (las negritas son nuestras)
A ver, repasemos:
* Luego de lo que ellos denominan «meses de parálisis de la obra pública», le cuestionan a Perotti iniciar una licitación…para contratar un obra pública. Que por cierto no la hizo el gobernador, sino la empresa Aguas Santafesinas.
* Se habría elegido a una empresa (Brumont), pero en realidad la misma nota dice que «sería inminente» que le adjudiquen la licitación, o sea que todavía no se la adjudicaron. Tanto es así que dicen que Perotti «pondrá la firma para adjudicación», lo que además es inexacto: siendo ASSA una Sociedad Anónima, sus contratos los adjudica el directorio (donde hay representantes del sindicato y de los municipios y comunas comprendidos en el área de la concesión), y no el gobernador.
* El problema radicaría en que la actual gestión de la empresa puso a cargo del área de compras a una ex funcionaria del socialismo, pero el contrato (que no se firmó, porque la licitación no se adjudicó, aunque el título dice lo contrario), «salpica a Perotti».
* La denuncia la hace una diputada del PRO, pero en el gremio sospechan que es porque pide favorecer a otra empresa que se presentó a la licitación. Y al parecer, eso también «salpica a Perotti»: ¿que se haya presentado otra empresa, que la diputada del PRO haga de abogada de esa empresa, el gobernador se salpicó con mate?
* La diputada del PRO pide suspender la licitación, aun no adjudicada. Siendo una licitación convocada por una sociedad anónima, el gobernador no tendría facultades para suspenderla. A menos, claro está que apele al artículo 15 de la Ley de Necesidad Pública 13977 recientemente sancionada, que dice: «Facúltase al Poder Ejecutivo, por un plazo de noventa (90) días corridos, contados a partir de la entrada en vigencia de la presente ley y prorrogable por él mismo por otro plazo igual por única vez, a suspender, por acto expreso debidamente fundado, las licitaciones y concursos en trámite para la concertación de contratos comprendidos por su objeto en los alcances de las Leyes N° 12510, 5188 o regímenes particulares de contratación. Las facultades conferidas por el presente artículo incluyen expresamente, además, los procedimientos en trámite en el ámbito de los Organismos Descentralizados, Entes Autárquicos, Empresas y Sociedades del Estado y en las Unidades Ejecutoras encargadas de la gestión de programas con financiación proveniente de organismos multilaterales de crédito, dependientes del Poder Ejecutivo.» (las negritas otras vez son nuestras). Lo loco es que los diputados del PRO  (y los del socialismo) votaron en contra de la ley, entre otras cosas, por ese artículo: decían que le otorgaba «superpoderes» al gobernador.
* La empresa Brumont es cuestionada por presentar antecedentes judiciales de evasión impositiva, y lavado de dinero, y uno de sus socios fue investigado por eso junto con la firma Federal Agropecuaria, de propiedad del Grupo Vicentín. Sí, los mismos del préstamo del Banco Nación otorgado durante el macrismo, y de la renovación de la concesión del puerto de Rosario hasta el 2057 (14 años de que se venciera el plazo vigente), durante el socialismo y en su gobierno acá en Santa Fe. Pero todo esto -como sabemos- salpica a Perotti.
* Lo loco es que esta denuncia contra Brumont data del año pasado, y entonces a nadie le movió un pelo cuando (por ejemplo) Santa Fe Gas y Energías Renovables S.A.P.E.M. (la empresa mixta creada por el socialismo) le adjudicó en forma directa y sin licitación, un contrato por 635 millones de pesos, para construir el gasoducto de la costa, con la anuencia del Enargas macrista (Más información al respecto, acá). Pero como bien sabemos, todo salpica a Perotti.

Comentarios Facebook