El próximo fin de semana la ciudad volverá a tener -como todos los años desde hace tiempo- la carrera del TC 2000, un formidable negocio privado para el cual el Estado (la provincia y la municipalidad) aportan muchos recursos públicos, en un marco de bastante oscuridad: pese a que es parte del ritual que el lunes posterior a la carrera Corral haga el «balance» de lo que la misma le dejó a la ciudad, pocas son las cifras que aporta al efecto; y muchos los interrogantes.

Y para muestra baste un botón, o en todo caso, una lamparita: veamos lo que sucede con los gastos en los que incurre la Municipalidad de Santa Fe en un solo rubro, que es la iluminación del circuito, porque la carrera es nocturna, al menos en una de las que se corren ese fin de semana.

Como muestra el decreto cuya imagen abre el post, Corral va a gastar casi 3,6 millones de pesos para encargarle a la empresa Bauza Ingeniería S.R.L. la ejecución de la obra de iluminación del circuito; que se corre por calles de la ciudad, que ya tienen instaladas torres del alumbrado público, en las que se colocan las luces necesarias para la televisación a cargo de TyC Sports.

Como ven, la Municipalidad gasta otros 534.000 pesos en adjudicar a varias empresas la provisión de los materiales eléctricos para el sistema de iluminación del circuito, con lo cual el gasto que le ocasiona el TC 2000 solo en ese rubro orilla los 4,2 millones de pesos.

Alguno podría pensar como es posible que la ciudad no tenga ya instalado un sistema de iluminación (con las materiales e infraestructura correspondiente) que se pueda usar en la carrera, para no tener que incurrir año tras año en el mismo gasto, máxime cuando el intendente viene negándose a pagarle a la EPE el alumbrado público de las calles, aduciendo que le quieren cobrar mucho; y pide endeudarse en 14 millones de dólares, para renovar el alumbrado público.

Y tendría razón: remontándonos atrás solo hasta el 2014, en ese año la Municipalidad de Santa Fe contrató por el Decreto 283 a la empresa ENLUZ para que proveyera materiales eléctricos para la instalación del sistema de iluminación en el circuito para la carrera del TC 2000, por $ 328.842,97; y a la misma empresa Bauza Ingeniería que volvió a contratar éste año, por otros $ 974.242,02 (Decreto 2044), para las obras respectivas.

En el año 2015, en cambio, no compró materiales, y solo contrató la obra, otra vez a Bauza Ingeniería, y por $ 1.341.932,03 (Decreto 1680 de ese año), con un aumento del 37,74 % respecto al año anterior, para el mismo rubro.

Para el año 2016, volvieron a contratar a Bauza mediante el Decreto 1444, pero solo para «la provisión de la mano de obra» para la instalación del sistema de iluminación (es decir, no la obra completa), por $ 2.188.043,19, un 63,05 % más que lo que le pagaron en el 2015 para hacer la obra, sea lo que sea en que consista eso. Por más inflación que haya habido (en ese año superó el 41 %), no parece que los salarios de la UOCRA hayan crecido en esa proporción, ni mucho menos.

El año pasado la contratación se volvió a desdoblar: por un lado (Decreto 602) se contrató a SELEC Ingeniería para la realización de la obra de iluminación por $ 3.029.148,32; un 38,44 % más que lo gastado solo en mano de obra en 2016, y un 125,73 % más que lo gastado por todo concepto (excepto materiales eléctricos) en el 2015.

Por otro lado, por el Decreto 655 se adjudicó a ENLUZ y Electromecánica Tacuar la provisión de materiales por un total de $ 673.624,18, siendo la última referencia de compra de materiales la ya citada del 2014.

¿No estaría bueno que algún concejal se pusiera las pilas, y empezara a exigirle el balance del TC 2000 al intendente aun antes de que se corra la carrera, al menos por éstas cuestiones?

Comentarios Facebook