El Sindicato de Guardavidas pide medidas de seguridad para evitar que se repitan accidentes en la Laguna

Como viejo conocedor de la Laguna y el comportamiento de la gente que utiliza su ribera para el esparcimiento, Sergio Berardi aconsejó iniciar la planificación de medidas de seguridad para la próxima temporada teniendo en cuenta la bajante histórica y las medidas de bioseguridad que deberán respetarse para evitar el contagio de Coronavirus.
   

Luego de lo sucedido el lunes, con el lamentable saldo de dos personas ahogadas cuando intentaban atravesar la Lguna Setúbal a pie, Sergio Berardi, Secretario General del Sindicato de Guardavidas, instó a las autoridades a trabajar en una mesa de coordinación para brindar seguridad a quienes disfruten del esparcimiento en las zonas ribereñas.

Sobre lo acontecido el feriado, Berardi, explicó que la laguna ya no es la misma, su lecho ha cambiado mucho y a pesar de que el nivel del gua es muy bajo, por su color oscuro no es posible ver el fondo. Eso hace que no se pueda percibir la presencia de pozos.

A esto agregó que “fue muy poco felíz la difusión de esa experiencia de cruzar la laguna aprovechando la bajante, que se hizo a través de algunos medios y en las redes sociales. Lo que provocó que muchos otros lo quisieran imitar”.

Berardi relató que “el destino hizo que en ese momento colegas nuestros estuvieran en la zona y pudieran asistir, pudiendo rescatar a una sola persona. Pero la morfología de la laguna fue cambiando con los años, los expertos dicen que por el cambio de régimen de corrientes, el fondo ahora está constituído por limo, por barro, lo que hace un efecto sopapa, que a quien camina parece que lo retiene o lo chupa. Esto no sólo afectó a las personas que se ahogaron, sino también a quienes fueron al rescate”.

“A unos pocos metros de donde esta gente estaba pretendiendo cruzar, había otros que nn tuvieron problemas, pero ellos dieron con un pozo muy profundo que se transformó en una trampa mortal”.

“Sumado a todo ello se suma la temperatura del agua, sospechamos que el choque térmico diferencial, que pudo favorecer incluso un paro cardíaco”.

Tras ser consultado sobre lo que se debe hacer ante una emergencia de esta naturaleza, el guardavidas detalló que “hay un principio que es física pura, y que indica que si nada te retiene o te tira para abajo, vos con el aire de los pulmones,  flotás y el rostro queda fuera del agua. No hay que desesperarse y querer pelear con el agua. Ese es el principal error, se gasta la energía, se acelera la respiración y suben las pulsaciones, en un momento en que debe mantenerse en calma y tratar de flotar o como se dice vulgarmente “hacer la plancha”.

Sobre las características del lecho de la laguna, Berardi agregó que según quienes estuvieron buceando para tratar de dar con los cuerpos de estas personas el pozo en cuestión tiene una profundidad de entre 4 y 5 metros.

“Faltó seguridad y todo lo ocurrido puso en el tapete la necesidad de ir pensando en breve, con la llegada de temperaturas más altas, en la planificación de la temporada, ajustando cosas que quedaron pendientes de la anterior temporada y teniendo en cuenta dos factores muy importantes en este momento, como son la bajante muy pronunciada y las medidas sanitarias a tener en cuenta también en los ámbitos recreativos”.

“Uno de los ejes centrales de la ciudad de Santa Fe es la Laguna, por eso es muy importante trabajar en la planificación. Esto se debe coordinar con decisión política generando mesas de coordinación entre Prefectura, la policía, el municipio y nosotros los guardavidas”.

Los recursos naturales son potestad de las provincias, que en muchos casos hacen delegación a los municipios para la explotación de las riberas, que son quienes tienen que disponer dispositivos de seguridad para sus distintos usos, coordinados con todas las fuerzas de seguridad y los guardavidas”, concluyó Berardi.


Comentarios Facebook