Quilmes: el jubilado se descompensó y tuvo que ser internado

Jorge Ríos, quien está detenido por matar a un ladrón que invadió su casa, sufrió un ataque de presión alta por lo que fue trasladado a una clínica porteña.

Marino Cid Aparicio, abogado de Jorge Ríos, explicó que el jubilado de 71 años «amaneció muy mal» este miércoles, que «ayer no había dormido» y que «tenía presión alta», todos factores que contribuyeron a que durante la jornada sufriera una descompensación tal que tuvo que ser internado en una clínica de Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires.

El abogado se encontraba en un juzgado con el médico Enrique De Rosa, quien aceptará en breve convertirse en perito de parte por la familia Ríos, cuando la hija del jubilado lo contactó para informarle sobre el estado de salud de su padre.

«Le dije a su hija ‘estamos yendo para allá con el doctor Enrique De Rosa, que va a aceptar el cargo como perito de parte, pero llamá a la obra social y que manden una ambulancia, cosa que sucedió. Los médicos lo revisaron y está con un ataque de presión muy fuerte. Lo medicaron, pero no bajaba. Con lo cual me dicen que es indicativo de que puede ser un infarto«, reveló Cid Aparicio al canal C5N.

Ríos está internado en la Clínica Virreyes de Belgrano, de la Ciudad de Buenos Aires, a donde fue derivado por su obra social. El herrero jubilado fue detenido tras matar a uno de los ladrones que entraron en su casa de Quilmes Oeste, pero podría quedar en libertad en las próximas horas dado que el fiscal del caso, Ariel Rivas, decidió no pedir la prisión preventiva.

Ahora el jubilado está «luchando por su vida, lo mismo que cuando le entró toda esta banda de delincuentes a la casa y lo molieron a palos y hasta se quisieron robar la urna donde tiene las cenizas de su esposa», reveló Cid Aparicio.

El abogado también explicó que Ríos «estaba detenido y le corría el plazo al fiscal para dictar o no la prisión preventiva».

Ese plazo vence el jueves a la noche, pero Rivas «dijo que dejaba de lado la detención, con lo cual ahora está en libertad, y adelantó que no iba a pedir la prisión preventiva«.

De ser declarado culpable por el homicidio de Franco Martín Moreyra, el delincuente de 26 años que ingresó a su casa, lo golpeó e intentó robarle hasta la urna de su esposa, Ríos podría recibir una pena mínima de 10 años y 8 meses de cárcel.

Comentarios Facebook