Se ve cada día más en los hospitales publicos, personas con sintomas de abstinencias por no poder seguir su tratamiento siquiatrico por no poder pagar los medicamentos:

Mientras reduciendo, algunos individuos pueden tolerar solamente una reduccíon de una fraccion de miligramo por mes, y todavía padecen de síntomas de abstinencia. La reduccíon puede tomar meses o años y requiere mucha paciencia.

La reduccíon lenta permite que el sistema nervioso regrese a su estado original.

Entre los antidepresivos, el paroxetine (Paxil, Seroxat, Aropax, Pexeva, Paroxetina), y el venlafaxine (Effexor, Efexor, Elafax, Venlafaxina, Venlor, Ventab, Alenthus, y una variación, Pristiq) han sido reconocidos como causa de los peores síntomas de abstinencia, pero suspender cualquier medicamento psíquiatrico puede ocasionar problemas severos en cuanto al síndrome de abstinencia.

Pocos médicos comprenden la importancia de la reducción lenta y los técnicos de reducción; ni siquiera reconocen síntomas de abstinencia, los cuales suelen ser mal diagnosticados como la recaída o la aparición de la enfermedad mental.

Parar reducir la dosis sin ningún percance, podría ser buena idea empezar con una reducción de dosis de 10%, quedarse en ese nivel durante varias semanas, y ver si su sistema nervioso la tolera. Si Ud. desarolla síntomas de abstinencia, podría ser buena idea reducir por bajadas más pequeñas durante períodos más largos.

Se pueden obtener muchos medicamentos en forma líquida para permitir a la reducción muy gradual. Bajo ninguna circunstancia debería Ud. saltar días para reducir su dósis, aunque lo sugiera su médico o su farmacéutico. Alternar la dosis provocará las fluctuaciones grandes de nivel de droga en la sangre, algo que causará síntomas de abstinencia peores.

Síntomas de abstinencia aguda

Los síntomas de abstinencia durante la reducción pueden incluir:
– Sencaciones de electricidad en la cabeza o «shocks cerebrales»
– Subidas de ansiedad, agitación, o excitación
– Problemas para concentrarse
– Sensibilidad a la luz
– La diarrea
– La náusea
– Las olas de miedo y el llanto melancólico
– Problemas de sueño

Tener uno de estos síntomas implica la necesidad de reducir más lentamente. Si Ud. reduce muy rápido, los síntomas pueden persistir

Comentarios Facebook