Cuestionamientos en la causa de policías del Comando de la Costa. El abogado, que defiende a dos de los acusados, criticó al juez que les denegó la libertad. “Mis clientes están presos por cumplir con su deber”, aseguró el profesional. “Hoy la costa vive una situación complicada. No se puede decir que sea una zona liberada, pero los policías tienen miedo de actuar, porque pueden terminar presos como le pasó a mis clientes”, aseguró el letrado.

La jefa, un oficial y cuatro suboficiales del Comando Radioeléctrico de la Costa fueron imputados tiempo atrás por el fiscal Ezequiel Hernández como autores de graves delitos, presuntamente ocurridos entre enero y diciembre de 2017. “Los hechos por los que son investigados estas personas son torturas, robos, allanamientos ilegales, apremios, amenazas coactivas, falsedad ideológica, privación ilegítima de la libertad, vejaciones, apremios, abuso de armas y severidades”, enumeró el funcionario del Ministerio Público de la Acusación durante la audiencia imputativa. Todos los policías acusados fueron aprehendidos en sus domicilios y desde entonces permanecen con prisión preventiva. El abogado es defensor de dos de los imputados. “Se trata de hombres que eran choferes y que acudían a los hechos por indicación de la Central de Emergencias 911. Son personas de muchos años en la fuerza, que cuentan con legajos intachables. No tienen ningún tipo de sanción administrativa, ningún llamado de atención. Ellos están presos por cumplir con su deber”, aseveró el profesional al ser consultado.
“A nuestro entender, no existe riesgo procesal para que estas personas hayan quedado privadas de su libertad hasta ahora. La fiscalía está haciendo un trabajo muy meticuloso, en una causa que podemos llamar compleja. pero son los jueces los que deben brindar las garantías para que un sujeto esté o no privado de su libertad. En primera instancia se nos negó este derecho. Fuimos a la segunda instancia. Le dimos al juez todas las garantías, a nuestro entender, para que pueda darle la libertad o medidas alternativas a mis defendidos, pero el magistrado ni siquiera analizó el caso y rechazó el pedido porque no podía variar su resolución de otra tomada con anterioridad y que afectaba a otro de los acusados”, explicó. “El juez de Cámara entiende que existe riesgo procesal -agregó-, pero no lo funda debidamente, de manera alguna. Estamos hasta sorprendidos, porque le hemos ofrecido garantías de todo tipo para que estas personas puedan permanecer en libertad y lleguen así a un juicio oral y público justo. Queremos que la gente pueda escuchar y enterarse realmente de si hubo delitos o no”. Consecuencias El profesional hizo referencia luego a la situación que, a su entender, se generó en la zona de la costa (a ambos márgenes de la ruta provincial 1) a raíz de este caso. “Lo vemos en charlas con familiares, con vecinos, con uniformados. No se puede decir que ese sector ha quedado como zona liberada, pero la policía tiene miedo de actuar. Acá es la sociedad la que debe tener mucho cuidado. No es que los policías no quieran actuar… tienen miedo de hacerlo, porque si actúan y son denunciados lo más probable es que terminen presos, como mis defendidos. Lo digo yo con conocimiento, porque me lo han manifestado funcionarios. Estamos en una situación difícil”, aseguró.

“Estas personas que ahora acusan a los policías fueron detenidas por otras causas y hoy están en prisión. Esa gente es la que denuncia a mis defendidos y a sus compañeros

Comentarios Facebook