(A) PAGA LA LUZ

Hace unos días atrás la humorista antes conocida como Secretaría de Energía de la provincia y hoy ñoqui VIP de la Cámara de Diputados, Verónica Geese (la creadora de la célebre frase «Las tarifas de la EPE, medidas en dólares, no aumentaron»), salió al cruce de las declaraciones de los funcionarios del actual gobierno, respecto a la deuda de la distribuidora con CAMMESA: ver acá en El Ciudadano Web como decía que al 29 de noviembre del año pasado, no se registraba deuda de la empresa provincial con la administradora del mercado mayorista.
Claro que lo que omitió decir es que las compras de energía de la EPE se pagan por mes vencido, de modo que a esa fecha, a lo sumo, el informe podía referir a la facturación del mes de octubre, restando noviembre y diciembre por delante.
Como también omitió decir que la provincia venía pagando desde agosto del año pasado (a partir de la compra de electricidad al mayorista del mes de junio) con atraso, y cheques de pago diferido que generaron una bola de nieve de intereses: en esta entrada del 15 de agosto veíamos como la EPE pagó justamente la factura de junio del año pasado por compra de electricidad en el mercado mayorista con tres cheques de pago diferido, el último de los cuales vencía el 27 de diciembre; o sea cuando ya no estaba Lifschitz en el gobierno, y había asumido Perotti.
Y estamos hablando de la factura de junio: falta todo el segundo semestre del año, de facturas devengadas, pagadas fuera de término, cheques voladores, e intereses descomunales que corren.
Si no nos creen, vean las imágenes del decreto que ilustra el post, que Perotti debió firmar el último día hábil del año pasado, para modificar el presupuesto de la EPE, y poder pagar solamente la factura de octubre, y generar los recursos de la de diciembre (la facturación es bimestral): para eso necesitó unos 1006 millones de pesos, de los que 809 (en números redondos) salieron de ingresos de la empresa por tarifas, y los otros 197 millones, de reducir partidas de la EPE para poder armar una vaquita, y pagar.
De esos 1006 millones que hubo que pagarle a CAMMESA, 523 corresponden estrictamente a compra de electricidad, y los otros 483 millones, al pago de los intereses que devengaron los cheques de pago diferido que correspondían a los suministros de junio y agosto; hechos ex profeso por el socialismo con fecha de vencimiento al 27 de diciembre, para que le explotaran al nuevo gobierno: ver los considerandos del decreto que lo explican.
Así cualquiera sale a decir que no dejó deudas. El tema es quien se lo explica a los acreedores.

Comentarios Facebook