Sobre la denuncia de compra de votos y pago de fiscales del oficialismo con fondos públicos a través de un programa del Ministerio de Producción y Trabajo a cargo de Dante Sica, leemos en Ambito: “La denuncia ante Servini fue presentada por el abogado Jorge Landaujunto a otros apoderados del Frente de Todos e incluyó, además del pedido de investigación a Sica y al secretario de Empleo, Fernando Prémoli, como firmante de la resolución, el planteo de una medida cautelar para la suspensión de los pagos de bonos de $ 5.000 derivados de la normativa.”
“Además de una maniobra de clientelismo, Landaule dijo a este diario que las sospechas como denunciantes pasan por “la posibilidad de que los montos presupuestados fuesen usados para pagarles a los fiscales de Juntos por el Cambio $ 5.000 y otros $ 5.000 en caso de que en sus mesas ganara” el oficialismo nacional.”
Acá se va a investigar una compra de votos. Pero también nos llegó información de que los bonos de $ 5.000 van a remunerar el pago a fiscales y a comprometer otros cinco mil pesos si Juntos por el Cambio se impone en sus mesas. La campaña del Gobierno está llena de estas porquerías y es una carrera de obstáculos”, amplió Landau en diálogo con este diario.”
“Según la denuncia “…los hechos descriptos encuadran en el delito previsto en el artículo 139 inciso ‘b’ del Código Electoral Nacional, que pena a quien compeliere a un elector a votar de manera determinada” y que fija condenas de uno a tres años de prisión. Y apunta en particular a la eventual responsabilidad de Sica y Prémoli por la firma de la resolución 1177. Esa normativa habilitó un presupuesto de hasta 650 millones de pesos para el pago por única vez de unos 114 mil bonos de $ 5 mil cada uno, en teoría con destino a personas desocupadas con DNI y constancia de CUIL que no percibieran otro ingreso (salario, jubilación, plan social o prestación por desempleo, entre otras alternativas).” (las negritas son nuestras)
650 millones de pesos, destinados a financiar el aparato punteril del oficialismo, con fondos públicos. Retengan esa cifra, porque es exactamente la misma cantidad de plata que Marcos Peña le asignó al ministerio de Sica, haciendo uso de los “superpoderes” del Jefe de Gabinete para reasignar partidas del presupuesto, por la Decisión Administrativa 847 publicada ayer en el Boletín Oficial (completa acá), como pueden ver en esta imagen sacada de la parte pertinente de los anexos:

La plata aparece disimulada en un anexo de 182 páginas con modificaciones de partidas para distintos organismos del Estado nacional, y estará destinada como pueden ver a “Ayudas Sociales a Personas”. Por supuesto, no podía faltar en la maniobra el concurso del jefe de campaña del oficialismo.

Comentarios Facebook