Rosario: acusan a dos fiscales por cobrar coimas de un socio de Los Monos

Allanaron una fiscalía en Rosario en una investigación por juego clandestino
Allanaron una fiscalía en Rosario en una investigación por juego clandestino

ROSARIO.-Dos fiscales de Rosario, uno de ellos el jefe regional del Ministerio Público, fueron acusados de cobrar coimas por un valor que oscilaba entre los US$4000 y US$10.000 por mes de un capitalista de juego clandestino, que está asociado con Los Monos en la administración de los casinos ilegales.

En una extensa investigación que llevaron adelante los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, de la Agencia de Criminalidad Organizada, se determinó que los fiscales Patricio Serjal, titular de la Fiscalía Regional de Rosario, y Gustavo Ponce Asahad cobraron coimas desde hace más de un año para favorecer a Leonardo Peiti, un histórico capitalista de juego clandestino que tras varias amenazas se asoció con Ariel Cantero, alias Guille,

, que maneja unas 80 salas de casinos ilegales desde la cárcel de Marcos Paz.El primer indicio de que había un hecho de corrupción en la fiscalía de Rosario surgió cuando Edery y Schiappa Pietra explicaron en una audiencia imputativa la semana pasada contra el excomisario Alejandro Torrisi, que había un miembro de la fiscalía que había enviado un mensaje a Peiti con el texto: «No tengo la causa yo, pero dejame ver cómo metemos un comentario ahí».

El autor del mensaje, según el fiscal general de Santa Fe Jorge Baclini, es Ponce Asahad, que vendía influencias en la fiscalía y en las investigaciones a cambio de dinero.

Esos primeros indicios fueron ratificados hace dos días por Peiti, que se entregó a la Justicia y declaró como arrepentido. El socio de Guille Cantero contó con detalles cómo hacía los pagos de las coimas a los dos fiscales. Esa información fue confirmada con las grabaciones de las cámaras de seguridad de los lugares donde se realizaban los pagos.

Un cuerpo especial de la Policía de Santa Fe realizó los allanamientos en la oficina y vivienda de un fiscal
Un cuerpo especial de la Policía de Santa Fe realizó los allanamientos en la oficina y vivienda de un fiscal

Con todas esas pruebas, se ordenó ayer el allanamiento de la residencia del fiscal Ponce Asahad, quien quedó por unas horas demorado. Luego, en una conferencia de prensa, ese fiscal informó que se apartó de su cargo «hasta que la investigación llegue a última instancia», y aseguró que no conoce a ninguna de las personas investigadas en la causa por asociación ilícita, juego clandestino y extorsiones.

Patricio Serjal, el jefe de Ponce Asahad, entró ayer de licencia porque había tenido contacto con una persona contagiada de Covid 19, pero está siendo investigado en la Legislatura de Santa Fe por comprar dos automóviles en la concesionaria de una persona que habría sido favorecida en una investigación judicial. Está previsto que la próxima semana los dos fiscales sean sometidos a una audiencia imputativa, en la que se podría definir la detención de ambos.

En una conferencia de prensa, el fiscal general afirmó que, además de las declaraciones del imputado Peiti, existen otras evidencias, como filmaciones de algunos de esos encuentros y registros telefónicos que respaldan esas afirmaciones.

Baclini explicó que hace diez días ese vínculo que consistía en pagar una suerte de cuota mensual a cambio de impunidad cambió porque el fiscal Ponce le informó a Peiti que «había una investigación detallada y profunda en su contra».

«Contactaron al señor Peiti y le pidieron en un hotel de Buenos Aires una suma mucho más importante de dinero, una entrega de 10 mil dólares», advirtió Baclini.

Ariel Cantero, alias Guille, el condenado líder de Los Monos
Ariel Cantero, alias Guille, el condenado líder de Los Monos Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

La semana pasada, en las audiencias, los fiscales desplegaronuna serie de pruebas sobre una trama en la que el protagonista es Guille Cantero, quien diseñó una estrategia para obtener dinero a través de extorsiones a empresarios que manejan mesas de dinero en el centro de Rosario, situación que fue publicada por LA NACION el 19 del mes pasado.

La investigación contra esta red de juego clandestino, ligada a Los Monos, derivó del ataque contra el casino de Rosario en enero pasado. La que se sospecha es que el dinero que el clan narco obtenía por intimidaciones y extorsiones se «invertían» en salas de juego clandestino en distintos puntos de la ciudad.

El «negocio» del líder de Los Monos no solo es el narcotráfico, sino que encontró actualmente en las extorsiones un emprendimiento redituable, que manejaba Maximiliano Díaz, alias Cachete, imputado como uno de los organizadores del ataque a balazos contra el casino City Center a principios de enero pasado, donde murió el gerente del Banco Nación de Las Parejas, Enrique Encino.

Comentarios Facebook