18.9 C
Santa Fe, Ar
viernes, octubre 23, 2020
Inicio Judiciales Cayo uno….

Cayo uno….

Otra de «Caranchos»: condenaron a un abogado por falsear accidentes de tránsito para estafar a compañías de seguro

Se trata de un santafesino que terminó implicado en una causa que desbarató una maniobra, llevada a cabo por abogados en su mayoría, que disfrazaba siniestros para luego reclamar reparaciones económicas a las compañías de seguro.

El juez penal de primera instancia, Leandro Lazzarini, condenó este jueves a un abogado santafesino que fue imputado por una causa que investigó y desbarató a una banda que simulaba accidentes de tránsito en Santa Fe y la región y que luego reclamaba reparaciones económicas a compañías de seguro. Se trata de Rodrigo Miguel Gálvez(34), quien aceptó los cargos que le atribuyeron las fiscales Laura Urquiza y Mariela Jiménez y acordó una pena de tres años de cumplimiento condicional.

La sentencia fue dada a conocer en una audiencia que se desarrolló en la Sala 3 del subsuelo de tribunales y de la que también participó la defensa de Gálvez, a cargo de Néstor Oroño y Juan Sebastián Oroño, los cuales dieron su consentimiento para que el letrado acusado sea condenado como autor responsable de los delitos de «asociación ilícita en carácter de miembro» y la «coautoría de estafas en grado de tentativa».

Leer más ► Revelaron detalles de cómo operaba la banda de los abogados que simulaba accidentes

El fallo de Lazzarini además impuso una serie de conductas que deberá cumplir Gálvez: fijar domicilio en una vivienda de Alberdi al 6400; avisar a la Justicia en caso de que quisiera mudarse; y además pagar una multa a la cuenta oficial del Ministerio Público de la Acusación (MPA) por una suma total de 20 mil pesos. En tanto, el magistrado prohibió que tenga contacto con el resto de los involucrados en el caso y además que se «abstenga» de ejercer la profesión durante el tiempo que dure la condena.

Una de las viviendas donde la Expolicía de Investigaciones irrumpió el día del desbarate.

Una de las viviendas donde la Expolicía de Investigaciones irrumpió el día del desbarate.

El caso se destapó el 9 de octubre cuando agentes de la Expolicía Policía de Investigaciones (PDI) desplegaron un total de 11 allanamientos en la ciudad de Santa Fe, mientras que sus pares de Asuntos Internos inspeccionaron la Seccional 5° del barrio Sargento Cabral. En ese entonces fueron detenidos una serie de civiles, abogados y un policía, acusados de haber formado parte de una organización que se dedicaba a fraguar siniestros de tránsito para luego cobrarlos en las respectivas aseguradoras.

Por la causa también fue condenado otro abogado identificado como Pablo Andrés Miranda, de 26 años, el cual acordó una pena de tres años de cumplimiento condicional y además debió pagar una multa de 600 mil pesos al MPA y 300 mil pesos, como reparación económica, a una aseguradora que fue damnificada por las estafas.

Leer más ► Tres años de prisión para un abogado que integraba la banda de «caranchos»

En torno a los cargos aceptados, el letrado santafesino, asumió ser autor de los delitos de «asociación ilícita (en calidad de organizador); coautor de estafas (seis hechos), coautor de tentativa de estafas (seis hechos) y coautor de cohecho activo».

La maniobra desbaratada se basaba en buscar personas lesionadas y presentarlas como si hubieran sido víctimas de un siniestro vial. Seguidamente, buscaban al propietario de un automóvil y lo hacían comparecer ante una compañía aseguradora como responsable de una choque automovilístico.

El juez prohibió a Gálvez que se «abstenga» de ejercer la profesión durante el tiempo que dure la condena

El ardid continuaba con la radicación de denuncias penales en Comisarías, destacamentos o Centros Territoriales de Denuncias donde los simuladores aportaban información falsa sobre donde había ocurrido el accidente de tránsito (lugares y fechas). Además aportaban las identificaciones de las personas que intervinieron y los daños materiales sufridos en los coches que participaron de los supuestos siniestros.

La manipulación de los datos hacía provocar a distintos funcionarios públicos de la provincia ya que extendían certificaciones o documentos que luego eran empleadas por los estafadores para realizar el reclamo de dinero por los daños causados en los falsos accidentes de tránsitos.

Comentarios Facebook

WhatsApp chat