Sres. Senadores Nacionales por la Provincia de Santa Fe

Los Representantes de la Comunidad de los Hospitales Públicos de la Provincia de Santa Fe abajo firmantes apoyamos el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo por las siguientes razones.

Porque el aborto hoy es clandestino. Porque en la clandestinidad las mujeres, que por las más diversas razones no desean continuar el embarazo, son víctimas de sufrir o empeorar sus situaciones de salud derivando en pacientes de urgencia y de alto riesgo para los hospitales públicos mayormente.

No podemos seguir permitiendo que la “cosa pública” se administre desde una perspectiva o credo religioso. La ciudadanía toda es diversa, y como tal, el Estado tiene la obligación de promover políticas públicas que garanticen la mejor calidad de salud posible. Por eso debe garantizar el acceso a la información, a los tratamientos y atenciones médicas indispensables para que cualquier mujer que decida interrumpir la gestación, dentro de los límites temporales pautados en el proyecto, reciba la atención humana y profesional que la contenga y priorice su integridad física, mental y espiritual.

Sin este proyecto, las mujeres permanecerían obligadas por el mismo Estado a que continúen con un embarazo no buscado, ni deseado. Acaso, ¿Puede el Estado obligar o forzar a mantener un embarazo? ¿Puede el estado avasallar a la mujer de ese modo? ¿Puede obligar a ese cuerpo, a esa persona a cargar y continuar con un proceso de gestación no deseado? ¿Qué clase de delitos seria ese? ¿Quiénes serían sus responsables?

¿Acaso alguien puede negar la vigencia y la práctica del aborto hoy en día?

¿Qué valoración cabe entonces para todos aquellos tratamientos de selectividad, de pruebas y manipulaciones genéticas y de fertilización asistida que se brindan hoy en tantas clínicas del país? ¿No son vidas ahí las que se pierden, las que se desechan o se acopian para futuras pruebas? ¿Qué sentido y significado de vida manejamos entonces?

La tarea de los legisladores es actuar, decidir, proyectar para la posteridad. Las leyes deben regular del modo más amplio posible, sin criminalizar.

El eje de este proyecto es el de garantizar desde la salud publica las herramientas, recursos y regulaciones que le garanticen a todas las mujeres que expresan su decisión o voluntad de interrumpir un embarazo, los mayores y mejores cuidados para atravesar dicha situación, sin ser prejuzgada, discriminada ni criminalizada.

Ya no es viable una sociedad más abierta y responsable desde la estrechez de una visión religiosa, y menos de la Iglesia Católica. Estamos seguros de que de la mano de la hipocresía y la criminalización de la mujer en situación de aborto no construiremos una sociedad de derechos y protecciones más justa y responsable.

La aprobación del proyecto no desatará una oleada o aumentos en la práctica del aborto, sino que pondrá a cuidado y garantizará la salud de la mujer (adolecente, niña, esposa, abuela, prostituta, novia); de continuar la actual forma, las condenamos a sufrir y poner en serio riesgo de vida en la más oscura clandestinidad. Incluso de aprobarse el proyecto, habilitará al Estado a mejorar sus políticas preventivas y de asistencia sanitaria, pero por sobre todas las cosas habrá de ponderar a la mujer como un sujeto activo pleno de derechos.

Mariano Figueroa Francisco Zanotti Carlos Veron Ricardo Croce

Hospital Iturraspe Hospital Vera Candioti Hospital Cullen Hospital Helvecia

Claudio Tacca Mónica Lenoci Fabiana Roa Hospital de niños

Hospital Protomédico Hospital de Niños zona norte Dr.Alacia Santa Fe

(Recreo) (Rosario)

Analía Martínez Javier Barbona Tomas Germán Morales

Hospital Centenario (Rosario) Hospital Vera Hospital Casilda

Comentarios Facebook