22.7 C
Santa Fe, Ar
viernes, octubre 23, 2020
Inicio Opinión Caputo denunciado

Caputo denunciado

LO QUE CAPUTO SE LLEVÓ
Basado en una revelación de Página/12, el fiscal Federico Delgado denunció al ex presidente del Central Luis Caputo, para que se lo investigue por los delitos de tráfico de influencias, negociaciones incompatibles y defraudación contra la administración pública.

El viernes 21 de septiembre, cuatro días antes de ser eyectado de la poltrona principal del Banco Central, Luis Caputo sumó una nueva denuncia judicial. Fue realizada por el fiscal Federico Delgado por una una investigación que comenzó el 4 de septiembre pasado a partir de un artículo publicado en PáginaI12 dos días antes. La nota en cuestión advertía, en base a una investigación propia, que el Banco Central estaba subastando dólares en cantidad a precios bajos en relación a la cotización de mercado. Operaciones, además, que no lograron frenar la corrida cambiaria acelerando la crisis de la economía macrista. La investigación judicial avanza en probar que esas ventas de dólares concretadas en la gestión Caputo constituyen delitos de tráfico de influencias, negociaciones incompatibles y defraudación con la administración pública.

El Fondo Monetario Internacional le bajó el pulgar a Caputo, no porque estaba preocupado por la eventualidad de una causa penal por malversación de recursos públicos, sino porque con esas intervenciones en el mercado estaba utilizando sus dólares para otro fin que el comprometido. El FMI entregó millones de dólares para garantizar el pago de los intereses y capital de la deuda, o sea, para asegurar a los acreedores que cobrarán; no lo hizo para financiar la fuga de capitales ni para que un mesadinerista se entretenga jugando a ver quién gana la pulseada cambiaria con sus amigos del mercado financiero.

Caputo cerró así su tránsito por la función pública dejando de herencia un endeudamiento externo inmenso. Su último acto fue la dilapidación de reservas por 15 mil millones de dólares en el tiempo record de menos de tres meses. Ahora el “patriota de la city” podrá regresar a la paz de su hogar, como le reclamaba su familia porque su mujer se sintió incómoda por el reclamo desesperado que le hizo a su marido un empresario en el restaurante Trattoria Olivetti, y a seguir engrosando su patrimonio, ciclo que no interrumpió mientras fue funcionario (lo aumentó 50 por ciento de 2015 a 2017, sin contabilizar lo que va de este año). Además de regresar a la actividad privada tendrá que empezar a dar respuestas en Tribunales en varias causas que tiene abierta. La última está siendo tramitada en el juzgado donde interviene el fiscal Delgado. Tras su partida del gobierno, se verá si logra mantener la protección judicial como la que tuvo hasta ahora en Comodoro Py.

Subastas

En la presentación judicial se apunta que, luego de recibir la información reclamada al Banco Central, por lo menos dos operaciones de subastas de dólares informadas en la nota periodística motivaron la investigación:

  • El miércoles 29 de agosto de 2018, el BCRA subastó 300 millones de dólares a un precio promedio de 31,60 (pesos).
  • El jueves 30 de agosto de ese año, el BCRA subastó 330 millones de dólares a un promedio de 38,70 (pesos).

“En ambos casos, el tipo de cambio mayorista cerró por encima de esos valores y, por ende, el precio minorista más aún”, observa el fiscal Delgado.

Con la información remitida por el Banco Central, Delgado indica que se “permite tener por acreditados los requisitos necesarios para efectuar una denuncia en los términos del artículo 176 del CPPN”. Señala entonces que “corresponde judicializar la presente investigación preliminar, a efectos de determinar si estos hechos constituyen los delitos de tráfico de influencias, negociaciones incompatibles, defraudación con la administración pública (artículo 174 inciso 5, 256 y 265 del Código Penal de la Nación) y que se identifique a sus responsables”.

La denuncia sorteada cayó en el Juzgado Federal N° 9 a cargo de Luis Osvaldo Rodríguez. Es el juez que dejó firme el sobreseimiento a Caputo y a su esposa, Ximena Ruiz Hanglin, en una acusación por el presunto delito de compra de dólares a futuro al final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, a través del fondo de inversión Axis (empresa de Caputo), y su posterior venta luego de haber asumido como funcionario en el gobierno de Mauricio Macri. La resolución de Rodríguez quedó firme al no haber apelado su decisión el fiscal de la causa, Carlos Stornelli.

Quebranto

En la investigación preliminar N°60.047/18 s/ averiguación de delito se deja constancia de que personal de la fiscalía “compulsó la página web del Banco Central de la República Argentina, ocasión en que se pudo obtener una impresión de la cotización mayorista que registró el dólar dentro del período solicitado a la institución”.

Para el artículo “La gran liquidación” realicé el cálculo de estimar el resultado de las dos operaciones que la investigación de Delgado tomó como base para el inicio de la investigación judicial. Detallé que en la subasta por 330 millones de dólares, “el precio promedio de la entrega de esos billetes verdes fue de 38,7102 pesos por unidad, con un precio mínimo adjudicado de 37,0300 pesos”. Preguntaba qué entidad financiera tuvo la fortuna de haber comprado dólares de las reservas internacionales a ese precio, señalando que esa operación no fue asilada. Es un dato interesente para ser revelado, que la investigación judicial puede obtener si las nuevas autoridades del Banco Central exhiben predisposición de transparencia y brindan esa información. Precisaba, además, que “un día antes, cuando el Banco Central vendió 300 millones de dólares a 31,6396 pesos promedio, el tipo de cambio mayorista cerró a 34,00”.

El cálculo sencillo de esa intervención de la gestión de Caputo fue un quebranto de 708 millones de pesos. Las ventas de dólares por medio de subastas, mecanismo consensuado en el primer acuerdo con el FMI que no duró ni tres meses, tuvo un balance desfavorable para las cuentas públicas.

El monto de las pérdidas fue estimado relevando día a día las subastas, el precio promedio adjudicado y el cierre del dólar mayorista. Los quebrantos más abultados se concentraron en agosto, cuando se intensificó la corrida cambiaria y la participación en la plaza cambiaria de la mesa de dinero del Banco Central, donde Caputo estaba presente durante casi toda la jornada financiera, como se mencionaba en las varias crónicas laudatorias a su gestión.

La carrera

Comentarios Facebook

WhatsApp chat