Asalto y tiros en un bar de barrio Las Flores l: cuatro detenidos y un herido

En la noche del jueves, las ocho personas que trabajaban en un local de venta de comida en la planta baja del monoclock 15 del barrio Las Flores I fueron víctimas de un violento ataque de una banda.

Alrededor de las 23:30 “estaba terminando el partido y nos pusimos a verlo con la puerta abierta por el calor, y entraron corriendo con un arma, pensamos que era una broma de un vecino, nos hacen tirar al piso, yo no me agaché porque no creí que era cierto y me dio un culatazo en la cabeza” contó Pedro, uno de los propietarios del local de comidas rápidas en declaraciones periodísticas.

Eran cuatro hombres y una mujer que tenían sus rostros tapados. Pedían plata y celulares, que la mujer de la banda se encargó de recolectar. Además, se llevaron el Posnet de Pedidos Ya.

Sin embargo “todo empeoró cuando mi mamá empezó a gritar en la pieza porque uno se metió ahí y estaba con mi hermanita. Como mi mamá no paraba de gritar, ese vino y le pidió un arma a uno de los otros. Les dijo: dame un arma que no se calla”, ante esa situación Pedro comenzó a forcejear con uno de los delincuentes. Este disparó en varias oportunidades pero ninguna bala salió, por ese motivo alentó a su hermano a reaccionar, se levantó del piso y otra vez un delincuente efectuó un disparo a la altura del pecho que no salió.

“Ahí ellos se pusieron nerviosos y le dispararon al cocinero que ya estaba reducido”, relató la víctima. “Tomamos coraje cuando a uno de ellos se les cae el arma”, agregó Pedro sobre la situación que podría haberse convertido en una masacre ya que todo lo que siguió fue aún más increíble.

Pedro se prende a la pierna de uno de los delincuentes y forcejea hasta la calle, donde un auto esperaba a todos para huir. Finalmente logra hacerlo caer, los cómplices se dan a la fuga y uno de los ladrones quedó en la escena.

El cocinero baleado debió ser trasladado por un vecino en su auto particular al Hospital Cullen. Además, el delincuente fue golpeado por otros vecinos que reaccionaron al violento episodio.

A esta hora de la mañana, hay cuatro personas detenidas a disposición del fiscal Andrés Marchi. Además, se recuperó un teléfono y se secuestró una escopeta y una navaja.

Comentarios Facebook