Ariel Castelló dio su vida para defender a una embarazada de un asalto.

El tribunal integrado por los jueces Pablo Busaniche (presidente), Nicolás Falkenberg y Sergio Carraro condenó por unanimidad a prisión perpetua a Martín Exequiel Martínez por el crimen de Ariel Castellóocurrido el 1º de abril de 2018 en barrio Roma

Martínez estaba imputado como autor de los delitos de homicidio doblemente calificado (criminis causae y por el empleo de arma de fuego) y robo calificado (por el empleo de arma de fuego). La fiscal que llevó el caso es Cristina Ferraro. LEER MÁSPara Pullaro, en el asesinato de Castelló «falló todo el sistema»

El caso

El domingo 1º de abril por la tarde, Castelló (42) fue asesinado al intentar defender a una vecina, embarazada de más de ocho meses, de un delincuente que intentaba asaltarla.

Un minuto antes de las 15.55, el hombre y algunos familiares con los que disfrutaba de un almuerzo escucharon a dos mujeres gritar. Rápidamente salieron a la calle, al igual que otros vecinos que reaccionaron ante el pedido de auxilio.LEER MÁSHabló la mamá a la que Ariel Castelló le salvó la vida: conocé a su beba

En plena calle, en inmediaciones de Juan Díaz de Solís y Tucumán en barrio Roma, un delincuente forcejeaba con una vecina embarazada.

Los vecinos intervinieron y, al ver que eran muchos, el ladrón saltó sobre la moto negra en la que se movilizaba, la puso en marcha con intenciones de escapar, pero los vecinos se le tiraron encima.

Hubo forcejeos hasta que el delincuente sacó un arma de entre sus ropas y disparó. Uno de los proyectiles dio en el abdomen de Castelló. Rápidamente, dos de los vecinos lo cargaron en un auto particular y lo llevaron de urgencia al hospital José María Cullen.LEER MÁSCientos de vecinos reclamaron seguridad en barrio Roma

Mientras tanto, los demás retuvieron al delincuente hasta la llegada de la policía, que tardó apenas unos minutos.

En el Cullen, primero estabilizaron a Castelló y luego lo trasladaron al quirófano donde finalmente murió cerca de las 17.30 de ese domingo.

El intento de robo se transformó en asesinato. El victimario tiene 21 años y es sobrino de uno de los capos y ex jefe de la barra brava del Club Atlético Unión. El último domicilio que tiene es en cercanías de Villa Oculta, a poca distancia de donde fue el crimen. Además, cuenta con un vasto prontuario policial por daños a la persona y a la propiedad, y por portación de arma de guerra, incluso cuando era menor.

Comentarios Facebook