En el 2018 que un seudo medico diga que el prófilactico que no «impide el contagio del Sida» nos retrotrae a 40 años de historia. Pero ese es un sincericidio del pensamiento del PRO, no quiero faltarle el respeto al votante de Cambiemos, pero una raíz se disimula se alimenta de errores ajenos, se maquilla. Si preguntamos al nucleo del pensamiento PRO, este reinvindica la dictadura y la tortura, considera «un error ciertas desapariciones», siguen pensando «algo habrán hecho», detestan el divorcio, el matrimonio igualitario y mucho más el empoderamiento de las mujeres.

Ni hablar del aborto legalizado, mucho menos la ley de paridad, se espantan con la militancia juvenil, reclaman «una función para las FFAA» «si hubiera servicio militar obligatorio no habría tantos delincuentes». » Mano dura y tortura, los pobres son pobres porque quieren y a sus hijas hay que casarlas bien».

Odian a Alfonsín, los K, enamorados de Menem y a Macri le reclaman más manos dura, odian a los Moyanos (no por su patrimonio) sino por su simple condición de sindicalista, si tienen un hijo/a discapacitado lo siguen escondiendo, misa los domingos, caridad para deshacerse de ropa que les molesta o tomar un té, doble moral e hipocresia, y un profundo odio de ya no ser, la muerte cronológica esta ahí, y si no, su pesar durará mucho tiempo.

Comentarios Facebook