Jorge Molina esta furioso, no sólo por los insultos recibidos en plena Casa de Gobierno, sino por la marcha de la oposición interna. Es así que a partir de ahora, gracias a su «amigo/socio «Pelusa» otrora jefe de la barra Brava de Unión, consiguió que en cada aparición publica este rodeado por una treintena de miembros de «la Bomba» no sólo para amedrentar a quiénes se atrevan a criticar o escrachar a Molina sino que además harán la funciones de aplaudidores y agradecedores del secretario general (haciendose pasar por trabajadores publicos con carteles incluídos) por haber aceptado el «bonito».

Comentarios Facebook