Honestamente me iba a olvidar de Hector «Pitucho» Acuña, qué el gobierno se hiciera cargo de dormir con el enemigo, cómo gobierno digo Walter Galvez, Borgonovo y demás.

Sí ante tantas pruebas, ante tantos pedidos de informes, quejas de todas las ONG carcelarias, corruptelas en las compras, denuncias de abusos y extorsiones, las autoridades pertinentes no toman una decisión pero no me desmienten, qué se hagan cargo ellos.

Pero en las últimas horas me lo cruzo, ya he dicho que vivimos cerca, y me grita: «Qué paliza te dí eh?, te obligué a callarte la boca». Eufórico no me atrevo a decir sí no estaba pasado de una línea …. de ética.

Su paliza? Fue sondear a todas las radios del interior adónde soy corresponsal para insinuarles que sé podían quedar sin aportes publicitarios, al mejor estilo Pullaro, Galassi, Cocochioni y Lisfchitz.

Tan envalentonado estaba que no dudó en compartir en un grupo de wasap de periodistas y dirigentes opositores los datos alarmantes de la inseguridad y homicidios de Santa Fe, pidiéndoles que lo apoyen para ser ministro de seguridad y regodeándose de las muertes trágicas en su enfrentamiento enfermizo con Saín.

Uno puede entender pero jamás justificar qué un estúpido cómo Diego Leuco festeje la cantidad de contagios y muertes por coronavirus en el país, pero un imbécil abusador qué sigue formando parte del gobierno provincial y en un área que tiene que ver con la seguridad o inseguridad aunque dependan de distintos ministerios por un cargo (para él para recaudar, enriquecerse  y tener impunidad) es miserable, pensando en las victimas y sus familiares.

 

 

Comentarios Facebook